Menú Buscar
La Torre Glòries de Barcelona, que fue propuesta como sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) / FOTOMONTAJE DE CG

La primera consecuencia de la internacionalización del 'procés': adiós a la EMA

Los expertos coinciden: el desafío independentista asestó una puñalada mortal al intento de atraer la Agencia del Medicamento a Barcelona

Ignasi Jorro / Nuria Vázquez
8 min

La primera consecuencia de la internacionalización del procés: adiós a la EMA. La Agencia Europea del Medicamento no recalará en Barcelona en marzo de 2019 cuando abandone Londres por la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el llamado brexit.

Tras la decisión tomada ayer, lunes 20 de noviembre, por el Consejo de Asuntos Generales de la Unión Europea (UE), lo expertos han coincidido en varios puntos. El fundamental, la pérdida de una agencia clave para la capital catalana. El segundo, en la causa: el independentismo.

"Es el enésimo fracaso económico del secesionismo. Barcelona tenía una propuesta técnica intachable y Berlín debía un favor a Rajoy al no haber nombrado a Luis de Guindos como presidente del Ecofin. Pero dos motivos provocaron que la la capital catalana descarrilara: la inestabilidad política y la inseguridad jurídica", ha argumentado el economista Gonzalo Bernardos.

"La EMA no se iba a ir de Londres a un país con un escenario político de tensión. Y es una pena, porque un regulador cercano significa la llegada de muchas empresas. Hubiera generado atracción de talento e inversiones y desarrollo del I+D+i", ha agregado el también profesor de Economía de la Universidad de Barcelona (UB).

"La tormenta política afectó"

Más comedida, la rectora de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y catedrática de Farmacología, Margarita Arboix, ha apuntado en una dirección similar.

"La propuesta de Barcelona era técnicamente irreprochable. Era la segunda vez que optábamos a acoger este ente, y lo hacíamos con un edificio singular, con la potencialidad de un tejido biomédico sin casi parangón en Europa y con la Agencia Española a punto y formando personal", ha enumerado.

agencia europea medicamento proces independencia barcelona

Vista de la Torre Glòries de Barcelona, donde iba a recalar la Agencia Europea del Medicamento / CG

Arboix, que formó parte del comité civil de sabios que ayudó a diseñar la candidatura, ha recordado que "hoy [por ayer] decidieron los políticos y no los técnicos" en Bruselas (Bélgica), con lo que ello conlleva.

¿Hubiera mejorado algo en la candidatura? "Nada. Se hizo un trabajo excelente. Quizá prever mejor que los rivales se aprovecharían de la situación política en Cataluña. Por citar un elemento, quizá hubiéramos debido explicarnos mejor", ha prescrito. 

"Los malos titulares fueron clave"

Ese esfuerzo para proyectar una imagen mejor habría sido clave. Quien lo asegura es Julia Meyer, directora de negocio de ERES Relocation. Esta firma ayudó a atraer a los más de 300 profesionales del proyecto paneuropeo Fusion4Energy (F4E) a Barcelona hace más de una década.

"La inestabilidad ha condicionado. Si una agencia europea, o una empresa, deja Reino Unido por el brexit, no recalará en otro país inestable", ha argumentado la directiva.

En su opinión, hay otras dos mermas que la segunda mayor ciudad española tendrá que encajar: la pérdida de prestigio y un impacto sobre la ocupación hotelera.

"Barcelona tampoco presume de una agencia europea para sí misma. Sólo tenemos el F4E y basta", ha lamentado la iniciativa.

El papel de Colau

La gestión del equipo de gobierno de BComú al frente de la defensa de Barcelona como nueva sede para la Agencia Europea del Medicamento ha sido recibida con no menos críticas.

Ada Colau, Jordi Hereu y Xavier Trias protagonizaron el viernes, 17 de noviembre, el último intento desesperado por mostrar unidad y decisión en apoyo a la capital catalana en la candidatura.

agencia medicamento barcelona proces independencia barcelona

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, durante un pleno municipal / EFE

Pero no siempre fue así y los grupos de la oposición se lo han recriminado reiteradamente a la alcaldesa. “Desinterés y falta de implicación” es como lo ha definido Carina Mejías, líder de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Barcelona.

Mejías ha criticado que haya habido más implicación y esfuerzo por parte de otras instituciones del Estado que de la propia Colau.

Irresponsable y frívola

Otro de los principales partidos de la oposición, el Partido Popular, también ha afeado a Colau no solo la pasividad de la alcaldesa sino la proyección negativa de la ciudad que se ha generado por el conflicto político catalán.

“Que ahora se sume un gobierno municipal roto y una ciudad dividida e inestable es un hecho que demuestra la irresponsabilidad y frivolidad de la alcaldesa”, ha espetado Alberto Fernández.

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, lamentó este mismo lunes los “obstáculos en el camino” provocados por el secesionismo.

“Todos sabemos que el independentismo no cree en un proyecto común y esto es una agencia europea”, dijo en una entrevista, y añadió que el Gobierno de Mariano Rajoy lleva diez meses trabajando duro para que Barcelona sea la ciudad ganadora. “Nosotros tenemos la conciencia muy, pero que muy tranquila, quizá otros no la puedan tener tanto”.

"Se perderá conocimiento"

Cualquiera que sea la causa del fiasco del dosier catalán, los expertos recuerdan el impacto de la caída en la primera ronda de votaciones del lunes. 

"Eran 900 funcionarios, un presupuesto de cientos de millones de euros y mucho más. Como la llegada de empresas de apoyo a los trámites y las firmas auxiliares de documentación y legales para certificar fármacos. Sin contar la atracción de expertos y la celebración de eventos y congresos", ha enumerado Amàlia Lafuente, catedrática de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Barcelona (UB).

"A nivel científico, hubiera supuesto un importantísimo salto hacia adelante. La posibilidad de escuchar y consultar a expertos en farmacia y farmacología sin salir de la ciudad o de preparar con ellos candidaturas para proyectos europeos. El tejido investigador se hubiera beneficiado mucho", ha abundado.

Bajo su punto de vista, Barcelona contaba con credenciales para hacerse con la Agencia Europea del Medicamento en 2019, cuando el regulador abandonara Londres. "En producción científica en el campo farmacéutico, sólo Copenhague superaba a la capital catalana", ha remachado la doctora Lafuente.