Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Recreación digital de la zona del 'hall' del nuevo InterContinental Barcelona / IHR

Intercontinental rescata su mejor hotel de Barcelona

El grupo británico invierte 14 millones para reflotar el Crowne Plaza, un alojamiento orientado al segmento corporativo que sufre la crisis económica

3 min

Intercontinental Hotels & Resorts ha rescatado su hotel de Barcelona. La hotelera británica ha reformado y reabrirá el Crowne Plaza, un alojamiento de 290 habitaciones situado junto al recinto de Fira y orientado al segmento corporativo y de eventos (MICE, por sus siglas en inglés), que ha sufrido en sus carnes la crisis económica y el parón total de la industria ferial

En una nota, la enseña ha anunciado la reapertura este año de su segundo hotel en España con su marca más conocida y que da nombre al conglomerado. Hasta ahora, Intercontinental operaba con esta etiqueta en Madrid. Ahora lo hará también en Barcelona. En la Ciudad Condal, la firma ha puesto a punto el activo para reposicionarlo y sacarlo del hoyo en el que se encuentra la hotelería catalana. El nuevo Intercontinental Barcelona tendrá 273 habitaciones, una suite presidencia y 17 suites junior

Segunda reforma en seis años

La oferta alojativa la complementarán tres zonas gastronómicas, una de ellas asesorada por chef Michelin, un spa y espacio de conferencias y convenciones con 3.000 metros cuadrados y capacidad para eventos de hasta 1.200 personas. 

El reposicionamiento del hotel lo ha firmado el estudio Brime & Robbins. Es, de hecho, la segunda reforma a la que se somete el activo tras una primera intervención a gran escala con un presupuesto de 14 millones de euros en 2014. Aquel lavado de cara coincidió con la entrada del hotel en el porfolio de Intercontinental, aunque bajo la marca Crowne. Ahora, el grupo eleva su categoría incluyéndolo en el paraguas que da nombre a la hotelera creada en 1946. 

Apertura: finales del verano

El nuevo Intercontinental Barcelona abrirá antes de final de verano, ha informado la cadena. El calendario de reapertura se explica por la atonía en las reservas turísticas para el estío y el parón total --aún, a la espera del Mobile World Congress en formato reducido de junio-- del sector de los eventos, las ferias y las reuniones. 

En este mercado jugará el reformado Crowne, que fue a su vez una readaptación del antiguo hotel Fira Barcelona. El alojamiento, propiedad de dos familias catalanas, entró en el porfolio de la británica tras un acuerdo de franquicia que llegó aparejado a su reforma de 2014. Ahora gana tracción en la órbita de la cotizada con un lavado de cara y un cambio de marca. Seguirá al frente del negocio Enrique Escofet