Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen anterior del BSC-CNS, situado en Barcelona / Cedida

Intel abre un centro de diseño de microchips en Barcelona

La multinacional alcanza un acuerdo con el Supercomputing Center que podría dejar hasta 400 millones de euros en la ciudad

2 min

Intel ha optado por Barcelona para abrir un centro de diseño de microchips pionero en España. La multinacional​​​​​​​ ha alcanzado un acuerdo con el Centro Nacional de Supercomputación (BSC, por sus siglas en inglés) para abrir las instalaciones en este centro de alta tecnología. 

Lo ha avanzado La Vanguardia, que ha precisado que el proyecto lleva aparejada una inversión de 400 millones de euros a diez años. La mitad de la inversión la aportará el Gobierno, mientras que el otro 50% lo inyectará la propia Intel

Medio millar de empleos

La iniciativa contempla la creación de unos 500 empleos cuando esté completada. Se trata de un proyecto pionero en innovación y desarrollo (I+D) en España, pues el país no cuenta con ninguna instalación de estas características. Tanto la firma como el Gobierno destacan que el equipamiento tiene un gran potencial de futuro. 

De hecho, el centro de diseño de microchips​​​​​​​ es uno de los proyectos estrella del plan Perte de microelectrónica, que se aprobó ayer con una dotación económica de 12.000 millones de euros, fondos que proceden del dinero comunitario dedicado a la recuperación económica por la crisis provocada por la pandemia. 

Recinto de la UPC

El hub tecnológico arrancará de forma inmediata con la contratación de unos 300 empleados y la previsión de ampliar el equipo a medio plazo. Los expertos estarán destinados en el edificio Nexus II, situado dentro del recinto del Campus Nord de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC). El inmueble estaba desocupado desde que el BSC-CNS se trasladó a otras dependencias el año pasado. 

La inversión llevaba tiempo en preparación por parte del Gobierno y de la Generalitat de Cataluña, que ha colaborado en el proyecto. Busca, entre otros objetivos, reducir la dependencia de España de los microchips fabricados allende las fronteras.