Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El Instituto Agrícola rechaza La ampliación de la Zona de Especial Protección para las Aves / EP

El Instituto Agrícola apoya el 'hub' agroalimentario del Baix Llobregat

La patronal propone la dinamización de las 3.500 hectáreas del Parc Agrari para ganar en "soberanía productiva"

3 min

El Instituto Agrícola de San Isidro ha mostrado su respaldo a la propuesta de los ayuntamientos de Viladecans, Gavà y Sant Boi para convertir el Baix Llobregat en la punta de lanza de un hub agroalimentario.

En línea con el plan presentado el pasado marzo por la patronal agrícola y Foment del Treball, los tres municipios proponen que las más de 3.500 hectáreas de cultivo se dinamicen gracias a los fondos europeos Next Generation. Uno de los objetivos de la iniciativa es reaprovechar muchas parcelas en desuso o con un uso deficitario, así como construir nuevos equipamientos e infraestructuras que modernicen la zona.

Fiscalidad confiscatoria

En un comunicado, el Instituto Agrícola ha alertado de que "la dependencia que en este momento tienen muchos lineales de producto de las importaciones, fundamentalmente de países extracomunitarios, está haciendo perder competitividad a la economía agroalimentaria catalana, cuando ésta es perfectamente capaz de ofrecer las materias primas necesarias".

La creación de un gran clúster entorno a la producción agrícola contribuiría a paliar esta situación y a ganar en "soberanía productiva". Para ello, la patronal presidida por Baldiri Ros reclama dotar de seguridad jurídica las inversiones necesarias, sobre todo en materia de recursos hidrícos, así como proteger la propiedad privada y facilitar el relevo generacional en las explotaciones. "Tenemos en este momento una fiscalidad confiscatoria que impide que el sector agroalimentario pueda cambiar fácilmente de padres a hijos y que su explotación continúe siendo económicamente viable", advierte la entidad.

Un 'sandbox' agrícola

El Instituto Agrícola también señala que "la colaboración público-privada de los centros de investigación, universidades y explotaciones de base es fundamental, y debe hacerse fuera de los corsés que impone la normativa actual". Para ello propone un sandbox regulatorio para ensayar nuevas prácticas agronómicas

"Otro elemento imprescindible es la coordinación entre los diferentes planes de ordenación del territorio, planes urbanísticos y desarrollo de suelo industrial de manera armónica", apunta la organización.