Menú Buscar
Unas 3.000 entregas de llaves de pisos nuevos, aplazadas por el caos hipotecario tras la sentencia del Supremo

Las inmobiliarias temen que el caos hipotecario retrase ventas por 300 millones

En los diez días hábiles transcurridos desde el giro jurisprudencial del Supremo por el pago de los impuestos hipotecarios se han visto aplazadas unas 3.000 compraventas de viviendas nuevas

02.11.2018 00:00 h.
5 min

Las inmobiliarias se están viendo directamente perjudicadas por el parón suscitado en las escrituras tras la sentencia del Tribunal Supremo del pasado 16 de octubre, que determinaba que fuera el banco, y no el cliente, el que asumiera el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) por ser el beneficiario de la escritura notarial hipotecaria.

Una circunstancia que, como han comentado de manera unánime los dirigentes de todos los bancos, durante la presentación de resultados al cierre del tercer trimestre, está provocando un parón en las compraventas, como también lo están percibiendo notarios y registradores.

Aplazamiento de escrituras

Aunque algunas promotoras, como Quabit, intentaron salir al paso de este imprevisto, ante la caída de la cotización registrada tras la sentencia, para apuntar que no habían percibido ningún cambio “en la firma de hipotecas de nuestros clientes”, lo cierto es que el aplazamiento de las escrituras resulta evidente. “Hemos visto cómo el que puede esperar, espera”, apuntaba José Sevilla, consejero delegado de Bankia.

Al ritmo que se estaba produciendo la firma de hipotecas sobre viviendas nuevas - unas 8.000 al mes--, en los diez hábiles transcurridos, desde el pasado 18 de octubre, habrían sido unas 3.700 operaciones las que han corrido el riesgo de quedar aplazadas.

Las inmobiliarias echan números

Y habrá que esperar a ver lo que decide el Tribunal Supremo, el próximo lunes 5 de noviembre, para saber si todo vuelve a la normalidad o, si por el contrario, una decisión ambigua del Alto Tribunal contribuye a aumentar todavía más la incertidumbre.

Mientras tanto, las promotoras cotizadas (Metrovacesa, Aedas, Neinor y Quabit) andan echando números sobre el impacto que este contratiempo puede tener en sus cuentas, a dos meses vista de que finalice el ejercicio 2018. Si en unos días todo se endereza, las consecuencias serán mínimas.

300 millones por la escritura de 1.100 viviendas, en riesgo

De lo contrario, se hará difícil hacer efectivos los aproximadamente 300 millones de euros que, entre las cuatro promotoras, tienen previsto ingresar en lo que resta de año, tras firmar las escrituras de compraventa de unas 1.100 viviendas.

Neinor, la única cotizada que ya ha presentado sus cuentas al término de los nueve primeros meses del año, es la que más riesgo corre. En sus previsiones contaba con entregar 1.018 viviendas en 2018, y, hasta el pasado 29 de octubre, solo había escriturado 416.

Neinor, 200 millones pendientes del Supremo

Le quedarían, por tanto, unas 600 casas por entregar entre noviembre y diciembre que, a un precio medio de venta de 320.000 euros, serían unos 200 millones de euros a ingresar. El doble de la facturación obtenida entre enero y septiembre, periodo en el que Neinor ingresaba 100 millones por las 326 viviendas entregadas hasta el 30 de septiembre.

A lo largo del mes de octubre --ya con la mitad del mes afectado por la sentencia del Supremo--, la inmobiliaria que dirige, como consejero delegado, Juan Velayos, escrituraba otras 90 viviendas, ingresando cerca de 29 millones de euros.

Metrovacesa se juega 50 millones

En el caso de Metrovacesa, la inmobiliaria controlada por Santander y BBVA, la previsión de entrega de viviendas durante 2018 ascendía a 520 unidades. Como, hasta junio, la centenaria promotora escrituraba la compraventa de 111 pisos, por un importe de 26 millones, y, de manera oficiosa, entregaba otras aproximadamente otras 200 viviendas, por unos 47 millones, quedarían otros tantos en lo que resta de año.

De manera que para la inmobiliaria dirigida por Jorge Pérez de Leza estarían en juego más de 50 millones, si la incertidumbre abierta con la sentencia del Supremo se demora más de las tres semanas relativamente perdidas con el parón hipotecario sobrevenido.

Aedas y Quabit, menor impacto

Aedas, tras entregar 97 viviendas hasta agosto y aproximadamente otras 60 hasta octubre, restarían otras tantas por escriturar para entregar las 222 unidades viviendas ya finalizadas.

Aunque Quabit, según su presidente Félix Abánades, no ha notado ningún parón en la firma del préstamo hipotecario previo a la compraventa de viviendas, habrá que esperar a que, en unos días, presente los resultados al cierre del tercer trimestre, para entrever si resulta factible entregar, en el segundo semestre, los 147 pisos previstos, con los que ingresar unos 20 millones.