Menú Buscar
Juan Manuel Martínez Mourin, el ingeniero técnico de telecomunicaciones que ha presentado una demanda para anular el proceso electoral en el COGITT / CG

Las elecciones de los ingenieros técnicos de ‘telecos’ acaban en los tribunales

Los críticos presentan una demanda penal en Madrid porque consideran que existió prevaricación al ser invalidada su candidatura por la mesa electoral

5 min

El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Telecomunicaciones (COGITT) de España ha fracasado en su intento de conseguir la paz interna en una institución cuyos miembros llevan diez años enfrentándose en los tribunales. El sector crítico ha presentado ante los juzgados de instrucción de Madrid una querella en la que acusa de prevaricación a los miembros de la mesa electoral que decidió invalidar su candidatura, encabezada por Juan Manuel Martínez Mourín.

Afirma que Tomás Pastor, Isidoro García y Luis Miguel Chapinal, los tres encargados de velar por el buen funcionamiento de las elecciones, actuaron de forma premeditada para propiciar que la candidatura de Mario Cortés fuera proclamada como vencedora de los comicios sin necesidad de votar.

Lista incompleta

Defienden en el escrito, al que ha tenido acceso Crónica Global, que se escudaron en una argucia para “impedir un proceso electoral limpio y democrático” en el COGITT. Concretamente, en “declarar incompleta” su candidatura por incluir en la lista a gente que no estaba en activo. La persona que debía ejercer como secretario general y el vicesecretario estaban en paro y se propuso a un vocal jubilado.

La mesa manifestó a finales de octubre, en el proceso de comprobación de candidaturas, que la norma marco de los colegios profesionales decreta que “quienes desempeñan los cargos de presidente, decanos, síndicos y otros similares, deberán encontrarse en el ejercicio de la profesión que se trate”.

Alegaciones ante el tribunal

Decretó que las deficiencias de la lista encabezada por Martínez Mourín eran demasiado grandes para subsanarlas y la declaró “incompleta”. Hecho que llevó a la proclamación de Cortés Carballo como decano al ser el único solicitante con una propuesta para el COGITT que cumplía con las normas del proceso.

En las alegaciones del sector crítico ante el tribunal se manifiesta que en los estatutos del colegio no existe tal reserva. Se incluye una lista de “colegiados que no sólo han formado parte de candidaturas, sino que además han llegado a desempeñar cargos en las juntas de gobierno” anteriores, incluso en la saliente, en una situación similar.

Campaña electoral

Afea y pide responsabilidades a la mesa por no haber excluido a la candidatura rival por incumplir, según su punto de vista, el calendario electoral. Afirman que Cortés ofreció entrevistas públicas antes de que se terminara el plazo de presentación de candidaturas y que eso va “en contra de la prohibición establecida en las bases de la convocatoria”.

También argumentan la presunta falta de parcialidad de los miembros de la mesa porque los considera personas “afines” a José Javier Medina, el decano saliente que en la demanda judicial se sitúa tras la candidatura rival. Indican que ya formaban parte del equipo que debía velar por la pulcritud de esos comicios y, a la vista de los resultados, fallaron en su cometido.

Y es que el colegio se vio obligado a abrir el proceso de renovación de los órganos de gestión tras la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de anular las elecciones de 2015 por irregularidades en el proceso. Un proceso que fue impulsado por su entonces rival, Jorge de la Torre Sánchez-Bravo.

Prosigue la división

Ambos habían pactado enterrar el hacha de guerra y unir de nuevo al colegio al entorno de la figura de Cortés. La nueva demanda llega cuando ni siquiera se ha hecho el traspaso de poderes en la entidad, previsto para la próxima semana. 

Serán los tribunales de Madrid los que, de nuevo, decidan si han existido irregularidades en el nuevo proceso electoral y si se debe anular la proclamación de Cortés como decano. El colegio español de ingenieros técnicos de telecomunicaciones sigue dividido.