Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Marc Murtra, presidente de Indra / CG

Los accionistas de Indra ratifican a Marc Murtra como presidente

Ignacio Mataix y Cristina Ruiz también han recibido el apoyo de la junta para convertirse en consejeros delegados en la nueva etapa del grupo

4 min

La junta de accionistas de Indra ha ratificado por amplia mayoría la nueva estructura de gobierno de la cotizada. Es decir, la presidencia no ejecutiva de Marc Murtra y la designación de Cristina Ruiz e Ignacio Mataix como consejeros delegados con carácter solidario.

Este cambio marca la apertura de una nueva etapa en el grupo. Indra cuenta con un “sólido posicionamiento estratégico, comercial y de negocio” y de un “equipo de profesionales extraordinario”, tal y como reivindica el presidente en un comunicado. Indica, asimismo, que el grupo debe ser “protagonista de una industria global de alto dinamismo” en un momento tan clave en Europa como el que brindan los fondos Next Generation. “Las ayudas europeas van a impulsar proyectos e inversiones en muchas de nuestra áreas de fortaleza y expertise tecnológica”, ha añadido.

Acuerdos de la junta

Los accionistas de Indra también han aprobado las cuentas anuales y el informe de gestión del consejo de administración, así como el de sostenibilidad. Todos los acuerdos propuestos por el consejo de administración han contado con el apoyo de la inmensa mayoría de los propietarios. Además de la ratificación de la cúpula, Murtra ha sido designado consejero en condición de “otro externo” y Ana María de Pro como “independendiente”.

Enrique de Leyva e Ignacio Martín han sido reelegidos también como “independientes” en el consejo de administración, y Mataix y Ruiz como consejeros ejecutivos. El quórum de asistencia ha sido del 71,46%, en línea con las juntas de accionistas anteriores.  

Reconocimiento a Abril-Martorell

“Mi objetivo como presidente es contribuir desde mi trayectoria, conocimiento y experiencia a potenciar las fortalezas de Indra”, ha manifestado Murtra. También ha reconocido el trabajo realizado hasta la fecha a su predecesor en el cargo, Fernando Abril-Martorell, al que ha agradecido la gestión y transformación que ha aplicado en el grupo desde 2015.

“Esta transformación nos permite ahora abrir un nuevo tiempo desde bases sólidas y nos debe impulsar a aprovechar las nuevas oportunidades para todos los que formamos parte de Indra”, ha sentenciado.

‘Guidance’ para 2021

Tras un ejercicio marcado por una doble crisis, epidemiológica y económica, que Indra ha soportado de forma positiva, la cúpula de la empresa ha repasado cuál son los objetivos del año en curso ante los inversores. Incluyen superar los 3.200 millones de euros de ingresos en moneda constante, obtener un beneficio bruto (EBIT) de más de 200 millones y un flujo efectivo libre de más de 120 millones de euros. Esta cifra se debe alcanzar antes de la salida de efectivo derivado de los “planes de transformación de la plantilla”.

Indra cerró 2020 con el guidance cumplido. Su cartera llegó a un “nivel histórica”, creció el 18% hasta los 5.229 millones; mientras que la contratación neta ascendió el 8,4% hasta alcanzar los 3.850 millones. El flujo de  caja libre alcanzó los 83 millones que contrastan con los ocho millones con el que se cerró 2019 y la deuda neta se redujo hasta los 481 millones. En el ejercicio anterior llegó a los 552 millones. De hecho, está en el nivel más bajo desde 2010.