Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Letrero de un local de Zara, del grupo Inditex / EP

Inditex y Uniqlo rechazan las acusaciones de trabajo forzado investigadas en Francia

Ambas multinacionales reaccionan tras la investigación abierta en el país galo por “beneficiarse de crímenes contra la humanidad” junto a Skechers y SMCP

3 min

La multinacional de la moda japonesa Uniqlo y el grupo textil español Inditex han reaccionado meses después de ser acusadas por un colectivo de ONG en Francia, junto a SMCP y Skechers, por una posible vulneración de los derechos humanos en sus producciones en China. Tanto la firma asiática como la europea han rechazado “de forma firme” y han asegurado que estas prácticas “no existen” en sus cadenas de suministro.

La investigación sigue abierta por la Fiscalía Nacional Antiterrorista de Francia contra las cuatro compañías textiles. Los denunciantes --la asociación anticorrupción Sherpa, el colectivo Ethique sur l'étiquette, el Instituto uigur de Europa (IODE) y una miembro de esta minoría musulmana que estuvo internada en un campo de trabajo en la provincia de Xinjiang (China)-- acusan a las multinacionales de “beneficiarse de crímenes contra la humanidad” propiciados por el régimen de Xi Jinping.

Inditex rechaza las acusaciones

El grupo textil español Inditex ha rechazado las acusaciones presentadas por el colectivo de ONG en Francia por “carecer completamente de base”. De hecho, han asegurado que la empresa dispone de “rigurosos controles de trazabilidad” que confirman que las denuncias “son infundadas”.

La firma de moda gallega ha coincidido en la postura de Uniqlo en lo que respecta a “tolerancia cero hacia cualquier forma de trabajo forzoso” y colaborará con las autoridades francesas para demostrar su inocencia.

Uniqlo “no se encuentra” en Xinjiang

La firma nipona ha asegurado que “ninguno de sus suministradores están localizados en la región de Xinjiang --donde se cometerían los supuestos crímenes de lesa humanidad contra la minoría musulmana uigur--, ni sus instalaciones de producción empleadas en productos Uniqlo están ubicadas en esa área”. No obstante, se han mostrado favorables, como la española, a “cooperar plenamente” con las autoridades francesas para “reafirmar que no hay trabajo forzado en sus cadenas de suministro”.

Uniqlo ha explicado que “no ha sido notificada” por las autoridades francesas de la investigación, pero se ha adelantado a afirmar que “tiene una política de tolerancia cero con las violaciones de derechos humanos”. De hecho, han remarcado que la empresa lleva a cabo auditorías con partes externas para asegurarse que no se producen este tipo de casos entre sus proveedores y si “detectan pruebas” de estos abusos paran sus negocios con el suministrador de forma inmediata.