Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Letrero de un local de Zara, del grupo Inditex / EP

Inditex, denunciada en Francia por beneficiarse del trabajo forzoso en China

Un colectivo de ONG se ha personado en el país galo contra el grupo textil español, SMCP, Uniqlo y Skechers

4 min

Inditex sufre las consecuencias de una posible vulneración de derechos humanos en su producción en el gigante asiático. Así lo ha considerado un colectivo de ONG en Francia tras la denuncia presentada por la asociación anticorrupción Sherpa, el colectivo Ethique sur l'étiquette, el Instituto uigur de Europa (IODE) y una miembro de esta minoría musulmana que estuvo internada en un campo de trabajo en la provincia de Xinjiang (China), ante el juzgado de París contra el grupo textil español, el grupo francés SMCP (Sandro, Maje, Claude Pierlot), la japonesa Uniqlo y la marca deportiva estadounidense Skechers.

Las cuatro multinacionales han sido acusadas de beneficiarse de los productos del trabajo forzoso que estaría imponiendo el gobierno chino a la minoría musulmana uigur, en Xinjiang (China). Este hecho, negado categóricamente por Pekín, ha trascendido dentro de las fronteras de la Unión Europea, llegando al país considerado como la meca de la moda mundial. Inditex, junto a las otras tres compañías, se encuentra acusada en Francia de “encubrimiento del delito de trabajo forzado y de crímenes de lesa humanidad”. Los demandantes se basan en un informe publicado por ASPI en marzo de 2020 que alertaba de los campos de trabajo forzoso en China.

Investigación en Francia

El colectivo de ONG solicita a la justicia francesa que investigue a Inditex, SMCP, Uniqlo y Skechers por dichos presuntos delitos. “Estas empresas siguen subcontratando parte de su producción o comercializando bienes con algodón producido en esta región, convirtiéndose en cómplices de los graves crímenes perpetrados allí”, reza el comunicado presentado por las organizaciones contra las cuatro multinacionales.

Las multinacionales todavía no se han posicionado respecto a la denuncia presentada en el juzgado de París. No obstante, China vuelve a desmentir estas afirmaciones realizadas por las ONG y asegura que lo que llaman “campos de trabajo” son en realidad “centros de formación profesional” destinados a dar trabajo a la minoría musulmana uigur de la provincia de Xinjiang.

La guerra del algodón llega a Europa

La provincia de Xinjiang, donde vive la mayoría de la población musulmana uigur de China, produce casi el 85% del algodón del gigante asiático, siendo, además, un paso histórico de la famosa ruta de la seda. Esta producción supone el 20% de la producción mundial, más de cinco millones de toneladas al año. 

“Tras una investigación interna, podemos confirmar que Inditex no tiene relaciones comerciales con ninguna fábrica de la región”, rezaba el comunicado publicado por la firma gallega en su página web el pasado mes de diciembre. Dicho texto ha sido borrado y el enlace no está disponible en su portal. Según explica Consumidor Global, el documento estuvo disponible hasta finales de marzo, cuando se iniciaron las acusaciones de posible vulneración de los derechos humanos a la minoría uigur y en el que comenzó el boicot en China a varias firmas textiles a causa de estas incriminaciones.