Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
App de Amazcat.cat, el 'Amazon' catalán / Amazcat

El independentismo promueve su propio ‘Amazon’

Los impulsores de la empresa aseguran que quiere luchar contra la "concentración" de la tecnológica y para velar por el "comercio de cercanía"

4 min

A vuelapluma, bien podría parecer una filial de Amazon en Cataluña. Su tipografía y su nombre, Amazcat.cat, no deja lugar a la duda. Pero, lejos de querer asemejarse al gigante electrónico de compras online, los dueños de esta plataforma aseguran sin rubor que plantan cara a la compañía de Jeff Bezos para “salvar al comercio de cercanía” y evitar la "concentración" de la tecnológica.

“Tenemos que fomentar y promocionar los productos cultivados, fabricados y vendidos en Cataluña”, afirma el cofundador de la nueva sociedad, Andreu Mas, que espera tener listo un portal que bebe de la obsesión independentista por dotarse de servicios propios a finales de año.

"Ayudar al pequeño comercio"

Mas relata que 30 socios del mundo de la comunicación y del márketing decidieron durante el estado de alarma lanzar el portal logístico. “En ese momento nos dimos cuenta que había que dar el paso para ayudar al pequeño comercio catalán”, señala el empresario.

“No podemos dejar que nuestro país vuelva a caer en una nueva crisis económica y debemos generar instrumentos de comercialización diferentes para que nuestros pequeños comerciantes puedan generar economía circular”, sentencia. 

Un proyecto "catalanista"

El fundador de Amazcat.cat cuenta que es un proyecto “catalanista” para defender los intereses "del país”. La palabra país es repetida una y otra vez por Mas, pero incide en que la empresa no atiende a banderas políticas puesto que la compañía considera relevante “hablar de economía”. 

Mantiene que su Amazon catalán alcanzará unos ingresos de 43 millones de euros a cinco años vista. Su plan de negocio contempla que en el primer año de vida lograr 400.000 usuarios activos y un total de 20.000 proveedores. Para financiarse, Mas y sus socios han abierto una ronda de micromecenazgo en que la aportación mínima está fijada en los 36 euros. 

¿Confusión con Amazon?

En cuanto a la creación de la marca y las posibles similitudes con el gigante tecnológico estadounidense, el cofundador de la firma se muestra confiado en esquivar cualquier problema de propiedad intelectual. “La tipografía es parecida pero no es igual y en nuestro símbolo aparece una referencia a la economía circular. Tampoco hay rastro de la sonrisa de Amazon”, matiza. 

En cuanto al nombre de la empresa, Mas justifica que “Amazcat viene de unir las dos palabras Amazing y Catalonia (Increíble y Cataluña) y el nombre de ellos va más ligado a Amazonas”. El optimismo sobre la viabilidad de esta imagen se basa en que tanto el logo como la nomenclatura fueron examinados por dos compañías de marketing para asegurar su legalidad, según indica su promotor. E insiste en que el reto actual de la compañía es atraer a clientes y a usuarios, y no contemplan sortear ninguna incidencia de copyright.