Menú Buscar
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie (c), en una manifestación independentista que aspira a repetir este 1 de mayo / EFE

El independentismo también intenta hacerse suyo el 1 de mayo

La ANC moviliza a su gente para reclamar la república catalana y denunciar las “oligarquías del Ibex 35” en la manifestación impulsada por los sindicatos en el Día del Trabajador

5 min

El 1 de mayo es el día más importante del año para todos los sindicatos del país. Es el Día Internacional del Trabajador, una fiesta global en la que se reclaman en las calles derechos laborales (en los últimos años en España los que se han perdido durante la crisis) que también intenta hacerse suya el independentismo.

ANC busca movilizar desde hace semanas el máximo de gente posible para que se sumen tanto a la manifestación más masiva, la que convocan CCOO y UGT de Cataluña a partir de las 11.30 horas de la mañana en plaza Urquinaona, como a una propia que se organizará por la tarde en el mismo sitio de Barcelona. El objetivo de la iniciativa es que aparezcan el máximo número de banderas estelades en las imágenes que se saquen de la protesta laboral y lanzar sus consignas a favor de la república catalana.

Contra el Ibex 35

Desde la organización independentista puntualizan que también se ha pedido a sus afiliados que se lancen a las calles contra la “precariedad laboral y la desigualdad” y que reclamen el fin de las “oligarquías del Ibex 35”. Esta iniciativa se enmarca en la estrategia que divulgó la presidenta, Elisenda Paluzie, el día de Sant Jordi. En un encuentro con los medios aseguró que querían copar el máximo de presencia tanto en las organizaciones empresariales como las sociales para convertirlas en otro altavoz del procés.

Paluzie abogó por “tener sindicatos nacionales independentistas fuertes” y por “no dejar espacios de poder a los demás”, algo que también intentan en las elecciones sui generis a las cámaras de comercio catalanas que se iniciarán este jueves. En cuanto a la presencia en las organizaciones de defensa de los trabajadores, en los últimos tiempos han dado un vuelco a su estrategia de intentar ganar poder en los sindicatos de clase tradicionales.

Dar alas a Intersindical

CCOO y UGT de Cataluña han resuelto sus tensiones internas que se generaron con el procés y ahora apuestan por evitar posicionarse en debates partidistas.

ANC y el entorno de Carles Puigdemont buscan dar alas a Intersindical-CSC, una organización que en el proceso de elecciones en los centros de trabajo que se han iniciado este 2019 resulta testimonial en la industria y ha conseguido más poder en la Generalitat y sus organismos dependientes. Especialmente entre el personal funcionario de la Administración general y en la educación, un ámbito donde de forma tradicional ha sido fuerte a través de Ustec.

Tranquilidad en CCOO y UGT

El resultado de las elecciones sindicales en curso dan tranquilidad a CCOO y UGT. Desde ambos sindicatos se apunta a que el número de delegados final dejará clara la fuerza que tienen los independentistas y, aquí, sus propuestas laborales vencen de calle. Son las organizaciones laborales más representativas y nada hace prever un cambio en el corto o medio plazo.

Las mismas fuentes recuerdan que en Cataluña fracasó históricamente el intento de los nacionalistas de contar con un sindicato de partido con poder real, a imagen y semejanza de lo que ocurre en el País Vasco. No es la primera vez que se impulsa una operación en este sentido y, aunque se haya fracasado en su gran objetivo, las movilizaciones para ganar presencia en las sucesivas protestas y manifestaciones son constantes.

Desde CCOO y UGT se apunta a que se debe tener en cuenta la fuerza real de la gente que llevará la ANC. En este sentido, los sindicatos de clase catalanes aseguran que el 1 de mayo debe ser otra jornada de reivindicación de los intereses de los trabajadores. Todos los que caben detrás de la pancarta de “Primero, las personas”, un lema que reivindica la dignidad en el trabajo.

Destacadas en Business