Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
incus capital compra marina vela

Incus Capital se hace con el control de Marina Vela

La gestora de inversión se convertirá en accionista mayoritario del puerto deportivo del W Barcelona tras la capitalización de deuda

2 min

Incus Capital se hará con el control de la Marina Vela de Barcelona. La gestora de inversión con sede en Madrid se convertirá en accionista mayoritario del controvertido​ puerto deportivo situado junto al W Barcelona u hotel vela tras la capitalización de la deuda de la instalación. 

Lo ha avanzado La Vanguardia, que ha precisado que Incus tendrá cerca del 70% de las acciones de Marina Vela al transformarse créditos por valor de cerca de 30 millones de euros en acciones. Se trata de financiación pedida por los gestores de la infraestructura cuando recibieron la concesión del puerto en 2014. 

Fondos canadienses

En aquel momento, Marina Vela, con el polémico empresario balear Nicolás Mayol al frente, buscaron financiación para acometer las inversiones previstas. La hallaron en Incus, que se apoyó en dinero del fondo Ontario Teachers’ Pension Plan, que aportó una cantidad cercana a los 27 millones de euros. 

De este modo, la gestora con sede en el Paseo de la Castellana se convirtió en principal acreedor de Marina Vela. Hasta ahora, cuando la conversión de la deuda en acciones ha provocado que el vehículo pase a ser primero accionista. 

El puerto, en crisis

Como explicó este medio, el trasfondo de la operación es la crisis de Marina Vela, que no ha respondido a las expectativas creadas. El puerto deportivo, que cuenta con una concesión de la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB) hasta 2045, ha vendido solo el 10% de los amarres. 

En paralelo a ello, las obligaciones contraídas para reformar la instalación generaban pagos de intereses muy elevados, de unos cinco millones de euros al año. Eran imposibles de pagar por los gestores del equipamientos, ante lo cual éstos han pedido árnica de sus acreedores. 

Ahora, no obstante, la operación queda pendiente del visto bueno del Puerto de Barcelona