Menú Buscar
Imagen de la primera huelga de taxistas de julio de 2018, que acabó con la ocupación del centro de Barcelona / EFE

La imagen del taxi en Barcelona se hunde tras las huelgas salvajes

Seis de cada diez vecinos creen que la reputación de sector se ha deteriorado tras los paros y ocupaciones de 2018 y enero de este año

13.03.2019 11:15 h.
4 min

La imagen del taxi en Barcelona ha quedado triturada tras las huelgas salvajes contra los vehículos de transporte con conductor (VTC) de julio de 2018 y de enero de este año. Seis de cada diez vecinos de la capital catalana creen que los paros de los taxistas han deteriorado la reputación del colectivo. Solo un 15,7% de los ciudadanos opinan que el conflicto no pasará factura a los conductores.

Según ha avanzado Metrópoli Abierta, el 63,8% de los barceloneses considera que las protestas de los taxistas, con la ocupación de la Gran Via de Barcelona incluida, han dañado mucho (30,2%) o bastante (33,6%) la reputación de los taxistas. Por su parte, un 17,9% opina que los paros han tenido un impacto relativo. El citado 15,7% de los vecinos, o menos de dos de cada diez, considera que las huelgas salvajes no han tenido ninguna consecuencia en la reputación de los tenedores de licencia o personas que la explotan. 

Los que utilizan VTC, clarísimos

Los datos de la encuesta son mucho más claros cuando se analizan las respuestas de los usuarios de plataformas que trabajan con VTC, como Uber o Cabify. La mayoría de vecinos que han probado estas aplicaciones --un 81,8% de estos-- piensan que los paros han afectado de forma intensa o importante a la imagen de los taxistas. También deja claro esta entrevista a la ciudadanía de Barcelona que aquellos que han utilizado alguna vez los VTC apoyan las reivindicaciones de este tipo de negocios por encima de las de los taxistas. Entre quienes han usado las nuevas plataformas, el 30,2% se posicionan a favor de los vehículos de transporte con conductor y sólo el 8,5% se decanta por el taxi. 

La opinión de la ciudadanía con respecto a este conflicto se encuentra muy dividida. La mayor parte de los barceloneses y barcelonesas, concretamente el 56,1%, no se posicionan a favor de ninguno de los dos modelos de negocio ya que estima que ambos sectores tienen razón (35,9%) o que ninguno de ellos la tiene (el 19,2%). De aquellas personas que toman partido, las que apoyan al taxi superan levemente a las partidarias de los vehículos VTC, con un 20% de los primeros frente al 17,4% de los segundos.

Los usuarios de mediana edad, los más pesimistas

Las personas de mediana edad son las que valoran en mayor medida que los taxistas han quedado tocados después de las numerosas huelgas llevadas a cabo en menos de un año. De hecho, el 40,5% de los ciudadanos de entre 35 y 44 años considera que estos paros --en los que se han dado casos de ataques violentos contra los vehículos y conductores de VTC-- han hecho mucho daño a la imagen del sector. Las personas de mayor edad son comprensivos con las reivindicaciones de los conductores de taxi y el 52,5% de ellas asegura que las quejas en la calle han tenido poca o nula afectación a su imagen.

En una disección de los datos por distritos, los residentes en Les Corts y en Sarrià-Sant Gervasi son los que peor valoran el impacto de estos hechos. El 53,3% de los vecinos de Les Corts considera que han afectado mucho al sector y el 78,3% de los barceloneses de la zona alta de Barcelona creen que la reputación de los taxistas ha quedado muy o bastante afectada. En el extremo contrario se encuentran los residentes de Nou Barris, un distrito en el que el 45% de las personas no considera que la imagen del taxi haya empeorado.