Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pantalla en la Bolsa de Madrid, con un gráfico del Ibex 35 / EP

El Ibex cae el triple que el resto de índices europeos en la nueva normalidad

La bolsa española ha retrocedido un 6%, penalizada por los rebrotes del Covid-19, los vetos a la llegada de turistas y las cifras macro, mientras París y Milán apenas pierden un 2% y Fráncfort sube

7 min

La nueva normalidad no le ha sentado nada bien a la bolsa española, que ha vuelto a sufrir, como en otros momentos de la crisis del coronavirus, la discriminación de los inversores frente al resto de plazas de su entorno. La incertidumbre en torno a los rebrotes del Covid-19 y el golpe asestado a la economía por las recomendaciones de países exportadores de turistas han hecho que el Ibex 35 acumule un retroceso del 6% desde que terminó el estado de alarma, el triple que parqués como París o Milán.

Justo antes de que finalizaran las últimas restricciones tuteladas por el estado de alarma, el índice selectivo de la bolsa española cotizaba en el entorno de los 7.400 puntos en zona de máximos de los últimos tres meses. Incluso días antes había amagado con un ataque a los 8.000 puntos que no pudo culminar.

 

 

El Ibex 35 cae el 0,66 % y pone en riesgoel nivel de los 6.800 puntos / EFE

Tendencia diferencial

Sin embargo, todo parece haberse torcido con el fin de la desescalada que, teóricamente, significa la reactivación económica tras haber aplicado el periodo de reclusión más duradero de los países de su entorno. La tendencia del mercado español no ha sido ni mucho menos la de otras plazas de referencia.

Es cierto que bolsas como París o Londres han registrado también descensos en el mismo periodo. Pero éstos han sido notablemente inferiores a los experimentados por el Ibex. Desde el pasado 21 de junio, cuando decayó el estado de alarma en España, la bolsa francesa ha perdido apenas un 2%. Y no ha sido precisamente la que ha tenido un mejor comportamiento en el Viejo Continente.

Alzas en Fráncfort

Sin ir más lejos, Milán ha mostrado una mejor cara, con descensos de apenas el 1,2% en idéntico periodo. Y eso que la plaza italiana también fue de las más castigadas al inicio de la crisis debido a la grave incidencia del virus tanto en su población como en su economía.

Más lejos aún llega la Bolsa de Fráncfort, que incluso experimenta un repunte en el entorno del 2,5% en el periodo. Tampoco resiste la comparación con Wall Street, cuyos índices Dow Jones y S&P 500 logran avances superiores al 3% mientras que el Nasdaq Composite hace tiempo que cotiza incluso por encima de las cotas que registraba antes de que la pandemia provocara un desplome sin precedentes en los mercados de renta variable.

Mazazo al turismo

Los números dejan bien a las claras que los inversores han mirado con recelo a la bolsa española en las últimas semanas, incluso en aquellas sesiones en las que las compras se han impuesto y han hecho avanzar a los índices. Una prueba palpable se dio en la sesión de este lunes, la primera del mes de agosto en los mercados. Mientras que el Ibex avanzó un poco menos del 1,5%, la revalorización de Frankfort alcanzó el 2,7% mientras que el indice CAC-40 de París se anotó casi un 2%.

Los expertos apuntan como una de las principales causas al hecho de que una de las bazas para la recuperación de la economía española, la reactivación de un temporada turística que por momentos se había dado por perdida, ha sufrido un serio varapalo como consecuencia de los numerosos rebrotes del virus registrados desde la entrada en la nueva normalidad.

Vetos y cuarentenas

La derivada de esta circunstancia ha sido que numerosos países tradicionalmente exportadores de turistas a España han recomendado a sus ciudadanos no viajar al país o, al menos, evitar determinadas zonas. Un paso más allá ha dado Reino Unido, al imponer una cuarentena a todo aquel ciudadano que regrese a Reino Unido procedente de España.

Las reservas turísticas se han vuelto a desplomar y los peores presagios sobre un sector que aporta aproximadamente el 13% del PIB han regresada a la mesa de los servicios de estudios. En el mercado, las cotizadas de este ámbito han sufrido un severo castigo.

IAG, Meliá... y los grandes valores

Desde que decayó el estado de alarma, IAG ha sido, con diferencia, el peor valor del Ibex, con descensos que se aproximan al 40%. Le sigue Meliá Hotels, con un descalabro superior al 28%.

Sin embargo, los principales valores del índice no se quedan demasiado atrás. Repsol y Telefónica se han descolgado más de un 18% en la nueva normalidad. Santander y BBVA pierden en torno a un 13% en este periodo.

Preocupante desplome del PIB

En los últimos días se han publicado los datos correspondientes a la actividad económica en el segundo trimestre y España tampoco sale bien parada de la comparativa. Su PIB se desplomó un 18,5% entre abril y junio respecto al del primer trimestre, que ya había sido el peor de la serie histórica. Una cifra notablemente superior a las de Francia e Italia, algo superiores al 13%; Alemania, poco más del 10%; y la zona euro, por encima del 12%.

El propio Gobierno admitió que el largo periodo de reclusión ha hecho que la crisis golpee de forma más acusada a la economía española, algo que no supone la mejor carta de presentación frente a los inversores. Y eso es precisamente lo que está reflejando el mercado. Como prueba de la discriminación de los inversores a lo largo de la crisis del coronavirus, el Ibex también es, con amplia diferencia, el indicador europeo que más lejos está de recuperar sus cotas previas al desplome de los mercados por la irrupción del Covid-19. Actualmente, el índice cotiza un 31% por debajo de esas cifras, frente a un 24% de Milán y un 20% de París. El descenso acumulado por la bolsa alemana en estos momentos es de un 8%, es decir, cuatro veces inferior al del Ibex.