Menú Buscar
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, en el foro económico celebrado recientemente en Davos / IBERDROLA

Iberdrola vende Gamesa al precio que tenía antes de la fusión con Siemens

El fabricante de aerogeneradores ha perdido cerca de un cuarto de su valor en Bolsa desde la operación

4 min

Iberdrola ha conseguido salir del capital de Siemens Gamesa sin que le repercuta en el bolsillo la notable caída que han sufrido las acciones del fabricante de aerogeneradores desde que se fusionó con la división de energías renovables del gigante alemán Siemens AG. El precio finalmente acordado, 20 euros por acción, está en línea con el que presentaba Gamesa en el momento de constituirse la nueva compañía, a finales del primer trimestre de 2017. Desde entonces, Siemens Gamesa acumula un retroceso bursátil próximo al 25%.

La referencia de esos 20 euros, que supone valorar la participación del 8% que mantenía Iberdrola en 1.100 millones de euros, siempre ha estado presente cada vez que surgían rumores sobre una posible desinversión por parte de la eléctrica española, a resultas de los múltiples conflictos que ha tenido con su socio en Gamesa.

El desplome de 2017

Al cierre de 2016, poco antes de consumarse la fusión, la participación de Iberdrola en la empresa con sede en Zamudio, que por entonces era de un 19% del capital, presentaba un valor en Bolsa de unos 1.060 millones de euros, una cifra que prácticamente duplicaba el valor en libros que figuraba en la contabilidad de la eléctrica.

Una situación que ya no volvería a repetirse. En 2017, la ya denominada Siemens Gamesa se dejó un 40% en el parqué y las diferencias entre lo que el mercado pagaría entonces por el paquete del 8% de Iberdrola (tras el efecto dilutivo que tuvo la fusión) y el valor contable se estrecharon de forma casi dramática, al borde de que la eléctrica tuviera que llevar a cabo un deterioro de la participación.

Tensión indisimulada

La trayectoria bursátil de Siemens Gamesa no mejoró al año siguiente, cuando ya el enfrentamiento entre los socios era indisimulado. El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, no dudo en arremeter en público contra la gestión del fabricante de aerogeneradores, que repercutía de forma tan palpable en su cotización y amenazaba con provocar un agujero en las cuentas de la eléctrica.

De ahí que las negociaciones entre las partes para encontrar una solución pactada hayan pasado por el precio en el que Siemens AG se encontró con Gamesa. Para Iberdrola, la operación supondrá apuntarse unas plusvalías brutas de 485 millones de euros, según comunicó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), producto de la diferencia entre el montante de la compraventa y el valor al que la eléctrica tenía contabilizada esta participación.

Máximos históricos

Iberdrola señaló en ese mismo hecho relevante que comunicará más adelante el impacto definitivo de la operación. En algo más de quince días, la empresa presentará sus resultados correspondientes al ejercicio 2019.

Tras la venta de su participación en Siemens Gamesa, los títulos de Iberdrola cerraron la sesión del miércoles con un avance del 2,5% que hizo que la eléctrica marcara nuevos máximos históricos y situara su capitalización bursátil por encima de los 64.000 millones de euros.