Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola / EP

Iberdrola invertirá 4.500 millones para hacer de Europa su tercer mercado renovable

La apuesta por el mercado francés y los desarrollos en Alemania y Portugal multiplican por cuatro la potencia instalada de la compañía en el Viejo Continente

6 min

La estrategia de Iberdrola pasa por dar a Europa continental un papel relevante en el desarrollo de su cartera renovable, en la que, hasta ahora, ocupaba un puesto secundario, por detrás de los cinco mercados principales de la eléctrica (además de España, Reino Unido, EEUU, México y Brasil). En el horizonte de tres años y tras inversiones superiores a los 4.500 millones de euros, la compañía contará con una potencia instalada renovable en el Viejo Continente que se aproximará a los 4.000 megawatios (MW), cuatro veces más que la que posee ahora.

En la actualidad, la compañía que preside Ignacio Galán sólo supera esas cifras en España (con algo más de 16.500 MW instalados) y en EEUU (con 7.500 MW, a través de su filial Avangrid).  

Entrada en Francia

En este contexto cabe situar la adquisición de la compañía francesa Aalto Power, comunicada en los últimos días por Iberdrola. Los 118 MW renovables que la empresa gala ya tiene instalados y en servicio en el país vecino (todos de eólica terrestre) serán los primeros situados en Francia que pasarán a formar parte de la cartera de la eléctrica española. Pero a éstos cabe añadir los 636 MW que Aalto Power tiene en diversas fases de desarrollo, que a partir de ahora avanzarán bajo la capacidad inversora de Iberdrola.

En total, algo más de 750 MW en Francia, una cifra significativa si se tiene en cuenta que, actualmente, la compañía cuenta con apenas 950 MW de potencia renovable instalada en Europa Continental (sin incluir España), apenas un 3,5% del total.

La apuesta portuguesa

Precisamente, el mercado galo pasará de la nada a ser la principal apuesta de Iberdrola en el continente. Para finales de 2023 está prevista la puesta en servicio de uno de sus proyectos más ambiciosos, el de Saint-Brieuc, un desarrollo de eólica marina en las costas de Bretaña, que añadirá casi 500 MW a la cartera renovable de la eléctrica. En los últimos meses, Iberdrola incrementó su participación en la sociedad promotora del parque, de la que ya controla cerca de un 90%. Precisamente, uno de los vendedores fue la Caisse des Depots et Consignations, entidad financiera que también estaba presente en el capital de Aalto Power.

Otro de los principales resortes del salto europeo de Iberdrola será Portugal. Actualmente, la compañía cuenta con apenas 90 MW instalados en el país luso. La situación cambiará, también con la vista puesta en 2023, cuando entre en operación el complejo de Alto Támega, en el que la compañía trabaja desde mediados de la década. Situado en la región norteña de Tras-Os-Montes, próxima a la frontera con Galicia, el desarrollo consiste en tres gigantescos aprovechamientos de agua, con una potencia instalada superior a los 1.150 MW, cerca de un 6% de la todo el país en estos momentos.

Ofensiva comercial

Alemania constituye la tercera pata. En la actualidad, alberga un tercio de la potencia instalada en Europa continental por Iberdrola tras la entrada en servicio del parque de eólica marina de Wikinger, a finales de 2017. Iberdrola trabaja en otro desarrollo del mismo tipo en aguas germanas, Baltic Eagle, que aportará una potencia de 475 MW.

La ofensiva de Iberdrola en los mercados europeos pasa también por el área comercial. En este punto, Portugal e Italia constituyen la avanzadilla, a los que seguirá Francia.

Neutra en carbono en 2030

El objetivo que aparece en el horizonte de la compañía es 2030. Es la fecha marcada por su presidente para ser una compañía neutra en carbono en Europa. Galán lo anunció el pasado mes de diciembre, en un marco tan apropiado como la Cumbre del Clima 2019, organizada por Chile pero celebrada en Madrid. Como testigo de excepción del desafío figuró el presidente de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

De este modo, todo apunta a que la plaza europea superará en este punto a mercados tradicionalmente importantes para Iberdrola como México y Brasil. En este último, a través de su filial Neoenergia (una de las principales empresas del sector en Latinoamérica), la eléctrica española cuenta con cerca de 4.000 MW de potencia renovable instalada, que irá a más con algunos de los proyectos que tiene en desarrollo. Sin embargo, en la actualidad el principal foco de la compañía en el país está puesto en las redes, especialmente tras las últimas adjudicaciones del Gobierno local.