Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola / EP

Iberdrola entra en operación renovable en Francia al comprar Aalto Power

La eléctrica española adquiere por 100 millones de euros una cartera de 118 MW ya operativos y 636 MW adicionales en desarrollo

3 min

Iberdrola irrumpe en el mercado francés de generación a través de energías renovables tras adquirir la compañía Aalto Power por algo más de 100 millones de euros. La cartera de la sociedad gala incluye 118 megawatios de potencia instalada en eólica terrestre que ya se encuentran en operación, que pasan a ser los primeros de la energética española en el país vecino que ya prestan servicio a la red. Iberdrola desarrolla desde hace años el proyecto de eólica marina de Saint-Brieuc, en las costa de Bretaña, aunque aún no ha iniciado su construcción.

La compañía que preside Ignacio Galán se hace con una sociedad que, además, posee 636 MW adicionales en proyectos renovables, todos ellos de eólica terrestre, que se encuentran en diversas fases de desarrollo. De esta forma, Francia pasará a ser uno de los principales mercados internacionales para Iberdrola, al margen de sus cuatro plazas estratégicas en el exterior: EEUU, México, Brasil y Reino Unido.

Mercado internacional 

En la actualidad, Iberdrola cuenta con 965 MW de capacidad renovable instalada fuera de los mencionados mercados ‘core’, todos ellos en Europa. Por el momento, Alemania constituye su principal apuesta, con los 350 MW del parque de eólica marina Wikinger, que entró en operación hace algo más de un año.

En una comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Iberdrola especificó que la adquisición de Aalto Power también incluye la cesión de determinados préstamos que en su día facilitaron a Aalto Power sus anteriores accionistas, Aiolos y Caisse des Depots et Consignations, que son las entidades que han vendido a la eléctrica española el 100% del capital de la sociedad gala.

La operación aun se encuentra a la espera de los oportunos permisos y autorizaciones para terminar de cerrarse y se enmarca “en la apuesta de Iberdrola por fortalecer su presencia y crecimiento en energías renovables en Francia”, concluye la nota.