Menú Buscar
La junta de accionistas de Siemens Gamesa

Iberdrola no gana para disgustos en Siemens Gamesa

Los títulos del fabricante de turbinas eólicas están anclados entre 11 y 12 euros, la mitad de lo que la eléctrica conseguiría si se rompe el pacto con su socio alemán

20.07.2018 00:00 h.
6 min

El camino de rosas que Iberdrola y Siemens pretendían transitar hace más de dos años, cuando firmaban el pacto de fusión de la renovable vizcaína Gamesa por el gigante alemán, sigue lleno de tachuelas. Los 200 millones de dividendos que la eléctrica española percibía por su anterior 20% en Gamesa ya son agua pasada y, de cara al futuro, la relación entre ambos socios es manifiestamente mejorable.

De momento, a pesar de algunos momentos críticos, no parece que la sangre vaya a llegar al río y que el acuerdo corra peligro, aunque en la junta del pasado marzo la eléctrica española, presidida por Ignacio Sánchez Galán, mostrara a las claras que la sintonía entre ambas compañías, por la gestión de Siemens Gamesa, no atraviesa su mejor momento.

Peticiones frustradas de Iberdrola

En esa junta, Iberdrola intentó forzar a la empresa alemana, con el 59% del fabricante de turbinas eólicas, a garantizar que la sede de la empresa se mantuviera de manera inamovible en el municipio vizcaíno de Zamudio, al igual que el negocio eólico onshore --terrestre--. Además, el grupo presidido por Sánchez Galán pretendía reforzar el gobierno corporativo de la sociedad de cara a operaciones vinculadas.

Vanas pretensiones. La multinacional alemana presidida por Joe Kaeser hizo valer su mayoría y se negó. Y además, justo antes de esa junta Siemens Gamesa variaba el reglamente del consejo en lo referido a las transacciones con consejeros y accionistas, para que no solo se limitara la necesidad de un informe de un experto independiente para el accionista mayoritario, como quería Iberdrola, sino que este requisito se hiciera extensible a cualquier accionista relevante.

Malestar por el trato como una "filial"

Ante el evidente revés, Iberdrola no se anduvo por las ramas y, a través de Íñigo Elorriaga, llegó a dejar caer que Siemens estaba incumpliendo el plan industrial que permitió a la multinacional germana hacerse con la mayoría de Gamesa sin tener que lanzar una OPA por el 100% del capital. Acusaciones posteriores, como las lanzadas por el propio Galán, de que Siemens estaba tratando Gamesa “como una filial”, no ayudaron a calmar los ánimos.

Como fondo de este desencuentro se coloca la raquítica cotización de Siemens Gamesa, que hace dos años partía con el respaldo de los analistas para protagonizar una subida sostenible en bolsa que, de momento, está lejos de producirse.

La baja cotización, causa principal del desencuentro

Día tras día, Iberdrola comprueba cómo sus casi 55 millones de acciones, que le otorgan ese 8% en el capital de Siemens Gamesa, no acaban de levantar el vuelo. Con los 11,465 euros en que cerraba este jueves el fabricante de aerogeneradores, la participación de Iberdrola alcanza un valor de mercado de 630 millones de euros.

Por encima de los poco más de 9 euros en que Siemens Gamesa cotizaba en noviembre de 2017, pero también a años luz de esos 22 euros por acción que, en virtud del acuerdo entre Siemens e Iberdrola, la alemana debería pagar a la eléctrica española en caso de que el pacto saltara por los aires por manifiesto incumplimiento. Y también lejos de los 20,63 euros que marcaba la empresa a mediados de 2017, con los que la participación de Iberdrola alcanzaba un valor de mercado de 1.135 millones. Casi el doble que hoy.

Jarros de agua fría de los analistas

Y de cara al futuro inmediato, la cosa no pinta bien. El pasado mes de abril, tras la presentación del plan estratégico realizado el 15 de febrero, ni uno de los 13 analistas bancarios que siguen a Siemens Gamesa pintaba un panorama muy positivo y fijaban el precio medio objetivo en 13,5 euros, con una horquilla de entre 10,3 y 16 euros.

Más recientemente, el pasado 28 de junio, la banca de inversión JPMorgan también arrojaba otro jarro de agua fría al ajustar ligeramente a la baja su precio objetivo de Siemens Gamesa, desde los 11,8 a 11,7 euros por acción, umbral que ya se ha perdido.

JPMorgan recomienda a Vestas, rival de Siemens Gamesa

Era la cuarta vez que modificaba su valoración sobre esta empresa en lo que va de 2018. En esta ocasión la rebaja venía motivada por la actualización de la estimación de resultados, con previsión de que los márgenes se reduzcan un 0,3%, hasta el 7,5%. Y, por si fuera poco, recomendaba la inversión en Vestas, el gigante danés que compite con Siemens Gamesa, por una previsión de mejores márgenes en 2019.

La rebaja del precio objetivo recomendada por JPMorgan servía de aliciente a los fondos de inversión oportunistas que buscan sacar provecho de las posiciones cortas. Así, Marshall Wace, uno de los bajistas más activos en la bolsa española, elevaba su posición a corto al 1,2% del capital de Siemens Gamesa.