Menú Buscar
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola / EP

Iberdrola arranca su mayor proyecto eólico en España desde 2012

El complejo Cavar, en Navarra, es el primero que pone en marcha la compañía tras la pandemia del Covid-19 y ha supuesto una inversión de 100 millones de euros

3 min

Iberdrola acaba de poner en marcha su primer gran complejo eólico en España tras la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus. Se trata del proyecto Cavar, en Navarra, que además es la mayor instalación de este tipo que la compañía arranca en España desde 2012, tras una inversión de 100 millones de euros.

Con una potencia instalada de 111 megavatios (MW), la construcción de este complejo se ha desarrollado durante los últimos 12 meses y ha sido promovido conjuntamente con la Caja Rural de Navarra. Consta de cuatro parques con un total de 32 aerogeneradores y ha sido financiado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), a través de su programa destinado a la descarbonización de la economía.

80 millones a proveedores de la zona

La instalación producirá la energía limpia equivalente al consumo anual medio de 45.000 hogares, equivalente al 25% de la población de Pamplona, y evitará así la emisión a la atmósfera de 84.000 toneladas de dióxido de carbono al año. El inicio de la actividad de esta instalación, con el vertido de sus primeros megavatios a la red, coincide con la celebración del Día Mundial del Medioambiente.

Para la construcción y puesta en marcha del complejo, Iberdrola ha realizado compras por valor de 80 millones de euros a proveedores, la mayoría de los cuales está situados en municipios y regiones de la zona donde se sitúa el complejo Cavar.

Récord de Inversiones

La práctica totalidad de la obra civil y los componentes de los aerogeneradores (torres, palas, nacelles, generadores y multiplicadoras) han sido fabricados en Navarra, Asturias, Cantabria, Soria y Burgos.

Con la puesta en operación de Cavar, Iberdrola avanza en su plan de inversiones, que alcanzará la cifra récord de 10.000 millones de euros en el ejercicio 2020, según anunció el presidente de la compañía, Ignacio Galán, en la junta de accionistas de la empresa.

El ejecutivo considera que “el complejo Cavar, en Navarra, es un gran ejemplo de que podemos crear empleo y prosperidad si promovemos una economía baja en carbono y dirigimos las inversiones a sectores de futuro como las energías renovables, las redes inteligentes y el almacenamiento”.