Menú Buscar
El consejero delegado de Ibercaja, Víctor Iglesias Ruiz, y el director terriotrial de Cataluña, Jaime Rebull, anuncia la expansión en Cataluña / CG

Ibercaja invertirá 12 millones en su expansión en Cataluña

La entidad se propone llenar el espacio que ha dejado la desaparición de las cajas de ahorro y aumentar un 32% su volumen de negocio

3 min

Ibercaja se expande en Cataluña. Con una inversión de 12 millones de euros, ha anunciado la apertura de oficinas y la contratación de personal. Un movimiento que espera le comporte un aumento del volumen de negocio de un 32%.

“Los clientes se han quedado huérfanos de entidades con vocación de caja de ahorros”, ha valorado el consejero delegado de Ibercaja, Víctor Iglesias Ruiz, este lunes en Barcelona. "La disolución de la identidad de nueve de las diez cajas de ahorros que había en Cataluña antes de la crisis” ha dejado un “espacio” que Ibercaja se propone cubrir.

El llamado Plan+Cataluña se extiende a lo largo de tres años. La previsión es que el volumen de negocio aumente en 1.900 millones de euros, lo que supone un 32% más respecto a los 5.900 millones que gestiona actualmente, entre recursos de clientes y créditos.

Más oficinas y más personal

Para captar estos nuevos clientes personales y profesionales, Ibercaja abrirá cuatro nuevas oficinas en la ciudad de Barcelona y dos centros de negocios –uno en la capital catalana y otro en Lleida– dirigidos a empresas con una facturación de entre 10 y 200 millones de euros. Para poner en marcha las nuevas sedes se contratarán 40 profesionales más.

Sin embargo, la apuesta se basa en “un servicio cercano y empático, siguiendo el modelo de caja de ahorros” y no en la promoción de productos financieros a bajo coste, ha especificado Iglesias Ruiz. El consejero delegado recuerda con orgullo que la entidad no comercializó preferentes ni hipotecas con cláusulas suelo, aunque heredó algunos de estos últimos contratos de Caja3.

A pesar de la “incertidumbre política”

"La sociedad catalana lleva unos años con una incertidumbre política por su problema nacionalista, y esto le impide crecer a más velocidad", ha valorado Iglesias. El consejero delegado ha admitido que “el problema nacionalista” supone “un freno en la aceleración económica".

Sin embargo, para la entidad esos desincentivos se compensan con el peso de la economía catalana en el conjunto de la española, en términos de PIB, población y potenciales clientes, así como tejido empresarial. En consecuencia, ha decidido hacer extensible a Cataluña este Plan+ que ya funciona en la Comunidad de Madrid, la costa de Levante y la zona de Burgos.