Menú Buscar
El empresario ruso Mikhail Fridman se sale con la suya y se quedará Dia por 2.400 millones menos

Así hundió Fridman la cotización de Dia para comprarla por 2.400 M€ menos

Con la ayuda de Goldman Sachs en la cesión de acciones a los bajistas, el magnate ruso provocó que los títulos pasaran de casi 6 euros a los 67 céntimos ofrecidos en la futura OPA

06.02.2019 00:00 h.
9 min

La estrategia conjunta diseñada por el magnate ruso Mikhail Fridman, junto al banco de inversión estadounidense Goldman Sachs, para quedarse Dia al menor precio posible, está a punto de cerrarse con un éxito absoluto para sus intereses.

Hace año y medio, a finales de julio de 2017, cuando LetterOne irrumpía en el capital de la cadena española, con la compra del 10%, la empresa española de distribución valía casi 3.500 millones de euros. Ahora, tras anunciar el lanzamiento de una OPA a lo largo de los próximos 30 días, capitaliza a tan solo 417 millones con los 0,67 euros por acción ofrecidos para adquirir el 71% del capital que le falta.

Pagará poco más de 1.000 millones 

Un 88% menos logrado, día a día, con un continuo control sobre la acción para que se mantuviera en los márgenes que, en cada momento, necesitaba para lograr el objetivo. El de quedarse con el grupo de distribución a precio de saldo.

Si a los 760 millones de euros desembolsados por el 29% que ya posee se suman los 296 millones que se ha comprometido a pagar por el 71% de las acciones que le faltan, LetterOne desembolsaría 1.056 millones de euros por una empresa que, en julio de 2017, capitalizaba en Bolsa por 3.500 millones de euros. Si se descuentan los 35 millones de dividendo que recibió en julio de 2018, poco más de 1.000 millones en números redondos.

Tres acuerdos colaterales detrás de la rebaja

Pagaría Fridman 2.400 millones menos gracias a los logros conseguidos con los tres acuerdos colaterales firmados entre LetterOne y Goldman Sachs.

Uno, el 28 de julio de 2017, cuando se anunció la primera compra por el 10%, otro el 19 de enero de 2018, por el que Goldman Sachs se encargaría de ‘custodiar’ un paquete adicional de acciones para que el holding del inversor ruso llegara al 25% de Dia. Y un tercer acuerdo, ocultado durante 6 meses a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), firmado el 9 de marzo de 2018, por el que Fridman tendría un 4% adicional para alcanzar el 29%.

La cadena de supermercados Dia afronta en febrero los días claves para dilucidar su futuro

La cadena de supermercados Dia afronta días claves para su futuro

La acción, bajo control

En virtud de estos pactos entre la firma luxemburguesa del inversor ruso y el banco de inversión estadounidense, Fridman lograba mantener la acción de Dia bajo control. Primero, entre julio de 2017 y enero de 2018, se trataba de que los títulos no superaran el umbral de los 5 euros, para, desde entonces, rebajar de manera progresiva esa cota.

En febrero de 2018, Dia perdía la referencia de los 4 euros por título, en junio del pasado año caía por debajo de los 3, en agosto se quedaba en los dos euros. Un precio en el que las acciones, bajo control de la ‘pinza Fridman-Goldman’, se mantuvieron hasta el ‘lunes negro’ del 15 de octubre.

Informe de JPMorgan y caída del Ebitda en 2018

En esa fecha, primero un demoledor informe de JPMorgan, que recomendaba bajar un 19% el precio objetivo de Dia, y, después el reconocimiento de la propia empresa de que su Ebitda en 2018 caería un 38%, a una horquilla de entre 350 y 400 millones de euros, y que la nueva norma contable obligaría a asumir un impacto negativo de 70 millones de euros, provocaron que el grupo de supermercados cayera un 42%, para dejar los títulos en poco más de un euro.

Desde entonces, caídas y más caídas, hasta ese mínimo histórico de 0,36 euros registrado el día de Nochebuena, poco antes de que la empresa se salvara de entrar en preconcurso de acreedores con la línea de liquidez aportada por los bancos acreedores.

Este martes, tras el anuncio de la oferta de Fridman de pagar los títulos a 0,67 euros por el 71% del capital que le falta, los inversores se apresuraban a comprar para situar las acciones en ese nivel de referencia, cerrando la sesión con una subida del 63%. Parece mucho, pero cuando se viene de niveles tan bajos no lo es tanto.

Toca esperar reacciones

A partir de aquí toca esperar reacciones. La primera, la de la propia empresa y los bancos acreedores que han visto cómo Fridman les ganaba la primera mano en esta guerra por el control de Dia. 

Tenían ya prácticamente ultimada la presentación, para esta misma semana, del plan estratégico 2019-2022, la refinanciación de 1.800 millones de deuda, la presentación de resultados de 2018 y la convocatoria, por parte del consejo, de la junta de accionistas para aprobar la prevista ampliación de 600 millones de euros, que estaría garantizada por Morgan Stanley.

Fridman lo altera todo

Pero, con el anuncio de LetterOne de lanzar una OPA sobre Dia en el plazo máximo de un mes, esta hoja de ruta se ve alterada. Y, de hecho, Fridman la rechaza de plano y lo deja bien claro en el hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

LetterOne “no tiene intención de votar a favor de ninguna decisión de Dia que tenga por objeto la emisión de acciones u otros instrumentos convertibles en acciones cuya ejecución tenga lugar antes de que la CNMV comunique el resultado de la OPA”, señala el holding de Fridman, dejando claro que no acudirá a esa ampliación asegurada por Morgan Stanley.

La alternativa de LetterOne

Como alternativa, Fridman plantea su propio plan de transformación integral --el que ha diseñado Stephan DuCharme, el responsable de Retail, tras salir hace dos meses del consejo de Dia-- para superar las “serias dificultades financieras” y “asegurar una estructura de capital viable a largo plazo que responda a los requisitos de financiación del plan de transformación y los próximos vencimientos de deuda”.

En ese sentido, LetterOne promovería su propia ampliación de capital por un importe de 500 millones de euros (incluyendo nómina y prima de emisión) y un precio de suscripción no inferior a 0,10 euros por acción, respetándose el derecho de suscripción preferente previsto en la ley para los accionistas existentes en el momento de la ejecución del aumento.

Ampliación condicionada a la OPA y acuerdo con los bancos

Esta recapitalización quedaría condicionada al éxito de la OPA y a la consecución de un acuerdo con los bancos acreedores que fije una estructura de capital de Dia “viable a largo plazo”. El remate de la operación de toma de control de la cadena de supermercados pasaría por la exclusión bursátil de las acciones.

Los seis pilares en los que se asentaría el plan estratégico de LetterOne para Dia los explicaba este martes el propio DuCharme en un encuentro con analistas. Hitos que pasarían por una nueva propuesta de valor comercial, el reajuste de precios y promociones, una estrategia de red de tiendas adecuada, reclutar nuevo liderazgo y desarrollar el talento interno, mejorar la ejecución de operaciones minoristas e invertir en la marca y en marketing.

En ese encuentro, el hombre de confianza de Fridman pedía a los bancos acreedores que “tengan paciencia” y entablen un “diálogo abierto” porque “nadie ha perdido tanto como nosotros”, en referencia a esos 650 millones de minusvalías latentes. Así que toca ahora a los acreedores, con el Santander a la cabeza, mover ficha.