Menú Buscar
Imagen de la entrada de ESDi, el centro que ha activado la carrera universitaria en 'humanidades digitales' / CG

Ni ciencias ni letras, nace una carrera en ‘humanidades digitales’

ESDi lanza una formación reglada en la que se abordan los retos de la sociedad tecnificada que los estudios clásicos no contemplan

4 min

“Queremos romper la frontera de las ciencias y las letras porque así lo pide la sociedad actual”. De esta forma explica el director general de la fundación ESDi, Antoni Garrell, la nueva carrera universitaria que lanzarán el próximo año con la que pretenden marcar un hito en la educación en Cataluña. El llamado Bachelor en Humanidades Digitales tiene el gran reto de dar respuesta a las demandas profesionales de una sociedad cada vez más tecnificada.

Sus impulsores explican que, más allá de las implicaciones evidentes en procesos productivos, la innovación implicará un distanciarse de la actual hiperprofesionalización de los planes formativos reglados. Por ello se diseña una carrera de tres años con asignaturas que se agruparán en tres grandes bloques: de pensamiento, humanidades y ciencia y tecnología.

Asignaturas y refuerzos

El primer grupo incluye materias de filosofía, historia del arte, diseño, geografía, geopolítica o lengua, entre otras. Se complementarán con este segundo apartado que se dirige a analizar la interrelación con las personas. Como la sociología, la antropología, la empresa, la gestión de recursos humanos o la comunicación. Las últimas serán las que aborden cuestiones como matemáticas, análisis de datos, física, informática básica, diseño web o algoritmos.

Los impulsores del programa explican que se han programado refuerzos en distintas materias para todos los estudiantes que lo requieran. Reconocen que son conscientes de que seguir todo el programa al día es complejo desde el punto de vista de la preparación previa del alumno. Pero indican que es la única forma de adecuarse a las demandas laborales.

Inteligencia artificial y 'big data'

Narran los próximos retos que existirán en sectores como el industrial, donde los ingenieros deberán asumir también la gestión de servicios. La robotización de los procesos es cada vez mayor, pero se estima que ser un experto en programación dejará de tener sentido en ciertos campos por la irrupción de la inteligencia artificial. Se facilitará la comunicación con la máquina, pero se requerirá un mayor uso de la lógica en los procesos.

El big data supone otro de los retos. Recompilar gran cantidad de información sobre una materia concreta resulta cada vez más simple. El problema es que se requiere a gente preparada para poder interpretarla de forma más correcta. Además de la adaptación a una sociedad con hábitos de consumo cambiantes.

Nuevos retos de consumo

Los expertos relatan cómo se ha pasado del gasto en productos de masa a buscar la personalización en las adquisiciones que se hacen. El llamado efecto iPhone: aunque se use el mismo teléfono, las aplicaciones, fotografías y fundas definen cada uno de los dispositivos. Incluso en el tono de la llamada.

“Se requiere saber escuchar muy bien a la sociedad para saber interpretar las tendencias”, explica Garrell. Indica que en la elaboración del plan de estudios han colaborado distintos colectivos profesionales y también se ha escuchado a las empresas. En el primer curso se ofrecen 40 plazas. La mitad de ellas se podrán beneficiar de una beca hasta la mitad del coste de los estudios.