Menú Buscar
Dos turistas arrastran maletas por el centro de Barcelona ante diversos taxis en huelga / EFE

Los taxistas mantienen la huelga hasta el miércoles por la tarde

Los conductores de Barcelona sólo acceden a debatir en asamblea si hacen servicios mínimos tal y como pide la Generalitat de Cataluña

5 min

Los taxistas de Barcelona mantienen la huelga hasta el miércoles por la tarde, "como mínimo". Los conductores de la Ciudad Condal sólo han accedido hoy, martes 31 de julio, a debatir en asamblea si hacen servicios mínimos, tal y como les ha pedido la Generalitat de Cataluña.

Tras reunirse con el secretario de Infraestructuras y Movilidad, Isidre Gavín, y el director general de Transportes y Movilidad, Pere Padrosa, los representantes del sector del taxi han informado de que mantienen el paro indefinido, algo que habían cuestionado antes del encuentro. Alberto Tito Álvarez, portavoz de La Élite, y Luis López, representante de la Agrupació Taxi Companys (ATC) han confirmado que la protesta seguirá, como mínimo, hasta conocer el resultado de la Conferencia Nacional de Transportes Terrestres, que se celebrará mañana miércoles, 1 de agosto, a las 18:30 horas. En Madrid, el colectivo votará continuar la movilización esta tarde.

Servicios mínimos, a debate

En Barcelona, lo único a lo que han accedido los conductores ha sido a debatir entre ellos mismos si hacen servicios mínimos, como les han pedido los dos altos cargos del Gobierno catalán. El Ejecutivo autonómico ha argumentado ante la parte social la necesidad de hacer algunas carreras para "hacer compatible su derecho a huelga con el derecho a la movilidad de las personas". El colectivo lo debatirá esta tarde en una asamblea abierta a las 16:00 horas.

Hasta ahora, el mínimo porcentaje de operativa del taxi estaba determinado por los propios conductores, esto es, ellos decidían qué trayectos hacían y en qué condiciones. Ello choca diametralmente con las condiciones que rigen una protesta laboral convencional.

Críticas por doquier

La decisión de los taxistas de Barcelona llega en un día en el que las asociaciones de comerciantes han vuelto a cargar contra el bloqueo del centro de las ciudades de Madrid y la Ciudad Condal por parte de miles de conductores. En la capital catalana, unos 2.000 vehículos han dejado inoperativa la Gran Vía y parte del paseo de Gràcia, la Milla de Oro comercial. Ello ha obligado a interrumpir, además del tráfico rodado, parte del Aerobús, el bus lanzadera al aeropuerto, y dos líneas de autobús urbano.

El Consell de Gremis, miembro de Foment del Treball, ha alertado que el tapón de Barcelona "perjudica directamente" al comercio. La protesta, ha agregado la patronal, "no contempla una convocatoria adecuada, ni tampoco ofrece servicios mínimos" y "obviamente esto repercute en el comercio de la ciudad y nuestra imagen de turismo". Antes, Comertia y RetailCat ya habían verbalizado opiniones similares a la del Consell de Gremis. Esta última ha cifrado la caída de caja por culpa del colapso de taxis en el centro de la ciudad en el 25%.

Reunión en Fomento

La toma de posición de los taxistas se ha producido también en un día en el que representantes del Ministerio de Fomento se han reunido con las empresas que trabajan con vehículos de alquiler con conductor (VTC), los que utilizan rivales del taxi como Uber y Cabify. Antes del encuentro, el presidente de la patronal Unauto, Eduardo Martín, ha avanzado que pedirán al departamento que dirige José Luis Ábalos "que no se ceda al chantaje del sector del taxi y seguridad para nuestros conductores y trabajadores". 

El intercambio de Fomento con las VTC llega un día después de recibir al sector del taxi. El lunes, el Ministerio accedió a casi todas las demandas de los conductores, pero éstos decidieron mantener los paros en toda España al ver la batería de medidas "insuficiente". El equipo de Ábalos recibirá mañana a las comunidades autónomas en el Consejo Nacional de los Transportes Terrestres, en el que se podría avanzar en una de las principales demandas de los taxistas: el traspaso de la competencia de otorgar los títulos habilitantes VTC a las autonomías.