Menú Buscar
Una operaria trabaja con una impresora 3D en Sant Cugat del Vallès (Cataluña) / HP

HP advierte de que la inestabilidad en Cataluña supone un “problema grave” para las inversiones

El grupo reconoce no haber sufrido ningún impacto por las protestas, aunque lamenta que su centro en Sant Cugat se vea lastrado

3 min

HP ha advertido de que la cronificación de las protestas en Cataluña podría suponer un “problema grave” con repercusión en las inversiones del centro de Sant Cugat (Barcelona). Así lo ha advertido este lunes el presidente del negocio de impresión 3D de la compañía, Ramon Pastor.

Aunque los disturbios en protesta por la sentencia del Tribunal Supremo no ha tenido repercusión en los centros de HP, Pastor ha asegurado que el hecho de que haya “inestabilidad”, sobre todo en Barcelona, “nunca es bueno”.

Más de 2.400 trabajadores

La tecnológica mantiene en Sant Cugat 12 líneas de negocio y alberga las sedes mundiales del grupo de impresión de gran formato y de 3D. En el centro trabajan unos 2.400 empleados de más de 60 nacionalidades. No obstante, al no tener producción, los cortes de carreteras y otras acciones de los CDR no han afectado directamente al grupo.

Pastor ha recordado que comprometer la imagen de Barcelona puede tener impacto en el negocio, “sobre todo cuando las inversiones se deciden en Palo Alto”, ha explicado el ejecutivo y ha añadido que , a la hora de valorar dónde realizarlas, no solo se tiene en cuenta la competitividad, sino también el ambiente. “Que haya conflicto y manifestaciones no ayuda para nada”.

Sin afectación en Sant Cugat

Ramon Pastor ha asegutado que, de momento, esta situación no ha afectado al centro de Sant Cugat y espera que "vaya a mejor". Según este, una de las bases del éxito del centro catalán es que Barcelona es un polo de atracción para el talento, por una serie de factores intangibles, como que hay buenas universidades, buen clima, además buenos centros de trabajo, y "si esa ecuación se rompe" todo el mundo pierde.

HP se encuentra en plena reestructuración de su plantilla en todo el mundo, con el despido de entre 7.000 y 9.000. No obstante, Pastor ha asegurado que tendrá poca incidencia en el centro de Sant Cugat, que se trata de uno de los más valiosos de la compañía.