Menú Buscar
Los hoteleros de Mallorca, tras un mayo bajo mínimos, ven la temporada estival con gran incertidumbre

Los hoteles de Mallorca rebajan precios para competir con Turquía

Algunos establecimientos de cinco estrellas de la bahía de Palma se ven obligados a reducir un 50% sus tarifas, marcando la pauta para los de menor categoría

23.05.2019 00:00 h.
6 min

Reina el desconcierto entre los hoteleros de Mallorca. Las sensaciones no son buenas al inicio de la temporada estival.

“Es verdad que mayo ha venido muy flojo este año”, comentan desde la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), “aunque tampoco es para que cunda el pánico”, añaden en un intento de quitar hierro ante la que se avecina.

Circunstancias adversas

“La temporada es muy larga y las tendencias cambian cada semana”, apuntan, tras reconocer que este año se están dando circunstancias adversas, como “el Brexit, la devaluación de las coronas sueca y noruega o la fuerte competencia de otros mercados, sobre todo Turquía, que, como ya habíamos apuntado, no nos benefician en absoluto”.

En este contexto, y ante ciertas informaciones, relativas a las rebajas del 50% aplicadas por algunos hoteles de cinco estrellas de la bahía de Palma, desde la federación comentan que no descartan que esta circunstancia pueda haberse producido de manera puntual en algún establecimiento, “pero ni muchísimo menos se trata de una cuestión generalizada”, resaltan.

Recabar información sobre reservas

No obstante, y a fin de conocer el alcance de estos descuentos, la Federación que preside María Frontera, de la Asociación Hotelera de Sóller, y que, como ejecutiva, dirige la vicepresidenta María José Aguiló, ha cursado una petición a sus 24 asociaciones para recabar cómo está el mercado en este inicio de temporada y, sobre todo, cómo apunta para los meses álgidos del periodo estival vacacional.

Meses, de junio a septiembre, para los que, efectivamente, las reservas han caído notablemente respecto a años anteriores, por el efecto conjunto de esas esperadas circunstancias (Brexit y devaluaciones en los países nórdicos), que han llevado a los grandes touroperadores a relegar Baleares como opción principal, para dirigir a miles de turistas británicos y alemanes a otros destinos del Mediterráneo oriental, como Turquía, Egipto, Túnez y Grecia, de cuyas crisis políticas y económicas Baleares se benefició durante un lustro.

Guerra de precios

Ahora, con la vuelta a la normalidad, estos destinos, sobre en el caso de Turquía, vuelven a recuperar el interés turístico y, además, lo hacen a unos precios a los que los hoteleros mallorquines difícilmente pueden competir.

La estrategia comercial que impera en Turquía y Egipto, según los touroperadores alemanes y británicos, “ha roto el mercado y se ha entrado en una guerra de precios que afectará negativamente esta temporada a Mallorca al resto de Baleares”. Lo han hecho gracias a la devaluación de sus divisas frente al euro, que les ha permitido lanzar campañas comerciales agresivas para captar la mayor cuota de mercado turístico europeo.

A los nórdicos tampoco les salen las cuentas en Baleares

También se están decantando por estos destinos alternativos los turistas escandinavos, que, tras la devaluación de las coronas sueca y noruega, han echado cuentas para ver cómo las vacaciones en Baleares se les van de presupuesto, saliendo los paquetes turísticos por un precio excesivamente elevado. Sabiendo además que, por la mitad, les ofrecen un producto competitivo en estos otros mercados mediterráneos.

Junto a Turquía y Egipto, Túnez también se está posicionando como una plaza fuerte, con un crecimiento de dos dígitos en el número de llegadas en los dos últimos años.

Recuperación de Túnez

El pasado mes de enero registraba un aumento del 25,1% en el número de llegadas, con 474.145 visitantes registrados. Principalmente extranjeros, en un 80%, que representaron un aumento del 31% anual, mientras que la subida de las llegadas de visitantes tunecinos que viven en el extranjero fue más modesta, situándose en el 3,7%.

Estas cifras están en línea con los buenos resultados de 2018, cuando Túnez registró 8,3 millones de llegadas extranjeras, superando el pronóstico de 8 millones de turistas emitido a principios de año.

Hacia los 9 millones de visitantes extranjeros

Cabe destacar que el impulso comenzó en 2017, año en el que las llegadas subieron un 23%, hasta los 7 millones de visitantes. Así, los resultados de 2018 establecieron un récord, superando los 7,1 millones de llegadas registradas en 2014, el último año completo antes de los ataques terroristas que tuvieron lugar en junio y noviembre de 2015 contra intereses turísticos.

Según las previsiones oficiales, el sector debería volver a batir récords en 2019, con una proyección de 9 millones de llegadas, y se espera que los ingresos excedan los 1.360 millones de dólares registrados en 2018. El crecimiento prometedor se vería catalizado desde los mercados rusos y argelinos, así como los europeos.

Esta expansión se enmarca con los objetivos establecidos por la estrategia de desarrollo turístico de Túnez Visión 3+1, que apunta a modernizar el sector extendiendo la temporada turística, atrayendo visitantes de más países y mejorando la calidad de los servicios y productos ofertados.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información