Menú Buscar

Los hoteleros exigen alejar las playas y el turismo del conflicto catalán

Los empresarios turísticos respetan los 'cementerios indepes' de cruces en los arenales y a los que los desmontan, pero piden que "no se repita la violencia"

Este disturbio se tiene que sosegar
23.05.2018 00:00 h.
6 min

Los hoteleros exigen alejar la playas y el turismo del conflicto catalán. El sector turístico respeta los llamados cementerios independentistas en los arenales de la región, y también a los que los desmontan por estar en desacuerdo, pero exigen que "no se repitan los episodios de violencia", como el que se produjo en Canet de Mar (Barcelona) el lunes, 21 de mayo.

Así lo ve, por ejemplo, Martí Sabrià, gerente del Grupo Costa Brava Centre, patronal que ha vivido invasiones de cruces amarillas en, por ejemplo, en Cadaqués, L'Escala, Calella de Palafrugell o Llafranc (Girona) desde finales de marzo. Precisamente, en esta pedanía costera se vivieron momentos de tensión el domingo entre miembros del comité de defensa de la república (CDR) local y bañistas que pedían espacio y neutralidad en el lugar público. Fue el preludio de enfrentamientos físicos el lunes en Canet de Mar, un municipio costero en la zona del Maresme (Barcelona).

"Que no haya violencia"

En conversación con este medio, Sabrià exigió ayer que "impere la tolerancia" en los espacios públicos y que "no haya violencia". Según el directivo, los turistas que ahora ocupan los hoteles de la Costa Brava, mayoritariamente franceses, no se han quejado de la simbología en el espacio público, aunque sí han preguntado. "Cuando viajas al Caribe tampoco eres exactamente consciente de cuál es la situación política en cada isla. Pues en Cataluña es lo mismo: tiene una vaga idea de lo que ocurre, pero por encima de todo lo que prima es la seguridad", ha agregado el empresario.

El ejecutivo ha exigido a todas las partes en Cataluña que "se guíen por la tolerancia, independientemente de los símbolos", pues las manifestaciones y protestas "no ahuyentan a los turistas". Según él, "ocurre lo mismo que cuando vas a Francia: puede haber una huelga o piquete, pero si no es violento o coaccionador, no te arruina las vacaciones". ¿Qué prescribe, pues, este empresario de cara al verano? "Que no haya violencia callejera o cortes de carreteras. Es una cuestión de tolerancia", ha indicado.

"En caso de dudas, les enviaremos vídeos"

Más pragmático se muestra Enric Dortras, presidente del Gremio de Hoteleros de Lloret de Mar (Girona). "Como es natural, en nuestra asociación empresarial hay diversidad de opiniones y creencias, por lo que no nos toca posicionarnos políticamente. No obstante, primamos la estabilidad. Si los turistas que nos visitan dudan sobre la situación en Cataluña, les enviaremos vídeos y fotografías de las calles de Lloret, tal y como hicimos tras el 1 de octubre, para que vean que funcionamos como habitualmente", informó.

¿Ha notado el hotelero alguna caída de reservas desde el referéndum ilegal de secesión? "En absoluto. Como ocurrió en invierno, estamos en parámetros de normalidad, y así debemos seguir actuando, Nuestro cliente es internacional en temporada alta y más nacional durante la campaña invernal. Depende a qué empresa preguntes, las compras suben o bajan respecto a 2017", ha añadido.

"Lo que preocuparía es la violencia"

Preguntado por la cuestión, el consultor Juan Bóveda, socio director de Burgmaster Hospitality Consultants y asesor de algunos grupos hoteleros de la Costa Brava, ha invitado a "dimensionar" bien los hechos ocurridos en las playas catalanas. "Yo soy un enamorado de Turquía. He estado en Ankara y Estambul con varios gobernantes, incluido Erdogan. Pues bien, sólo dejé de ir cuando estalló la violencia callejera", ha ilustrado. A nivel de marca, pues, Bóveda duda del impacto en la imagen de Cataluña de los cementerios de cruces en las playas. "Si no viajáramos a destinos inestables a nivel político nos abstendríamos, por ejemplo, de pisar Italia", ha razonado.

"Soy poco catastrofista en el diagnóstico de protestas y manifestaciones --ha continuado el experto-- a menos que se produzca violencia en la calle. Ese es el límite. Un turista deja de viajar a un destino cuando percibe que es inseguro". Bajo su punto de vista, esa es precisamente la situación de Túnez o Egipto, país en el que "se han producido robos en la calle a visitantes extranjeros". ¿Qué destino rival podría arañar visitantes internacionales a España? "Turquía. Los resorts turísticos quedan lejos de las zonas calientes y se están recuperando. Serán los primeros en salir de la crisis y volver al mercado", ha remachado Bóveda.

¿Quiere hacer un comentario?