Menú Buscar
Jordi Clos, presidente del Gremi d'Hotels de Barcelona / FOTOMONTAJE DE CG

Hoteleros de Barcelona piden a la cúpula del gremio una respuesta firme contra Colau

La moratoria divide al sector entre quienes ya están instalados y ven subir los precios por el cerrojazo y los que tienen planes para invertir

3 min

Hoteleros de Barcelona piden al gremio una respuesta más firme contra Colau. Dueños de establecimientos y emprendedores afean a la agrupación su tibia postura contra el borrador del plan hotelero que cierra el grifo a nuevas licencias en la ciudad. La hoja de ruta, aún en tramitación, ha sembrado la división entre los que ya tienen hoteles y los que quieren abrir nuevos establecimientos. 

Parte del sector se cuadró contra la cúpula en una reunión el 21 de abril en el hotel Avenida Palace, propiedad de Joan Gaspart. "Hubo intervenciones de todo tipo, pero algunas críticas con la postura de la dirección del gremio. Se les pidió que intercedieran con más firmeza", ha explicado a Crónica Global uno de los asistentes.

Partidos por la mitad

La demanda de más contudencia no fue, sin embargo, general. "Hay una división clara. Por un lado, los propietarios que ya tienen hoteles, grupos con hoteles mediocres a los que ahora sacan mayor provecho por la especulación que ha provocado el 'cerrojazo' de licencias", agrega la misma fuente.

"Por el otro, inversores y cadenas con ganas de lanzar nuevos proyectos, que ven sus planes de inversión expulsados de la ciudad por el plan hotelero en su actual diseño".

Inversiones que se esfuman

La tensión del encuentro llega en un momento en el que importantes inversiones hoteleras proyectadas para la Ciudad Condal están buscando otros destinos. Es el caso, por ejemplo, de tres aperturas que proyectaba una cadena con raigambre en la ciudad. "El paquete eran 36 millones de euros que se esfuman", avisa otro profesional consultado.

El sector alerta de otras fugas a Valencia, Zaragoza o Madrid, entre otras ciudades. "La cantidad de dinero que no se invertirá es importante", abunda el mismo profesional.

Con el PSC, sin cambios

El movimiento centrífugo se produce cuando rige una moratoria de nuevas licencias hasta 2017, y cuando el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (Peuat), se encuentra en tramitación. La herramienta determinará cuántas y en qué lugar se podrán abrir las nuevas camas para turistas.

"La sensación en el sector es que la norma no se relajará. Ni la entrada del PSC en el ejecutivo local doblegará la voluntad municipal: BComú maneja en privado dos prioridades: blindar las moratorias y planes urbanísticos y trazar el tranvía por la Diagonal", concluye un actor del sector local.