Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Actores del parque de terror Horrorland antes de su cierre / HORRORLAND

Horrorland busca la mejor ubicación para reabrir sus puertas en España

Los promotores del mayor ‘scream park’ de Europa valoran propuestas de ámbito catalán y español que requerirían una inversión de “al menos tres millones de euros”

5 min

Horrorland, el mayor parque de terror de Europa, anunciaba en marzo el cierre de su recinto, ubicado en Cercs (Barcelona), tras no sobrevivir a la pandemia. Las restricciones y la crisis sanitaria, entre otros factores, forzaron a Horror Box e Insomnia Corporation, las empresas encargadas del evento, a ponerle punto final al proyecto tras tres años de actividad. Aun así, dos meses más tarde, parece que el regreso del scream park está cada vez más cerca de hacerse realidad.

El director de Horror Box, David Moreno, ha confesado a Crónica Global que, desde el anuncio de la clausura del parque, han recibido “varias propuestas de empresas de ámbito catalán y nacional” que están valorando. Aun así, asegura que reproducir Horrorland en otro espacio precisaría de una inversión de al menos tres millones de euros –lo que se gastó en el parque original–.

Una decisión arriesgada

A raíz del buen ritmo de vacunación y la relajación de las restricciones, Moreno se muestra esperanzador acerca de esta decisión. Asegura que están valorando distintas opciones y espera “tener suerte” y poder informar de novedades “pronto” acerca de una reubicación. Esto es algo a lo que están dando muchas vueltas, ya que es “un proyecto que gusta mucho a la gente y las empresas interesadas saben el público que tiene y lo fiel que es este”, añade.

No obstante, es consciente de que adentrarse en algo así en un momento de crisis en el que estamos es “un poco suicida”. Y es que reabrir el espectáculo en un espacio nuevo implicaría una gran inversión económica. “No hay presupuesto fijo porque dependería del lugar, las condiciones en las que se encuentre y un largo etcétera, pero no es algo fácil que pueda hacerse con 100.000 euros, sino que se necesitan millones”, recalca.

Grupo de visitantes de Horrorland / HORRORLAND

 

 

Grupo de visitantes de Horrorland / HORRORLAND

Nueva experiencia en el Museu de Cera

Mientras tanto, la empresa busca nuevas iniciativas para seguir facturando. La última ha sido Infection Evolution, un escape room a modo de videojuego en primera persona que combina espectáculo, supervivencia zombi y visita interactiva. Todo esto, dentro de un Museu de Cera de Barcelona totalmente renovado y mucho más tecnológico. Horror Box ya trabajó con el museo en 2015 con una experiencia de pandemia mundial y, dado que la historia ficticia se ha hecho realidad con el Covid-19, la han recuperado.

Se puede disfrutar desde el pasado viernes 14 de mayo y, en su primer fin de semana, ya alcanzaron resultados muy positivos. “El sábado se agotaron las entradas y viernes y domingo vendimos un 70%”, explica Moreno. De momento, el proyecto iba a estar disponible solo durante el mes de mayo, pero con estas cifras asegura que “se va a prorrogar por lo menos hasta junio”. Este ha originado 18 puestos de trabajo, de los cuales 15 son actores del espectáculo y el resto son técnicos que se encargan de la parte digital.

Actores de 'Infection Evolution' disfrazados de zombis fuera del Museu de Cera de Barcelona / HORROR BOX

 

 

Actores de 'Infection Evolution' disfrazados de zombis fuera del Museu de Cera de Barcelona / HORROR BOX

Otros proyectos en el tintero

La productora Horror Box, especializada en eventos y espectáculos de terror, sigue en constante producción, pues creó 24 proyectos en el año de la pandemia. “Cada 15 días había una nueva idea desarrollada, con su guion y la logística planteada, pero todavía han quedado muchas cosas en el tintero que hay que valorar para saber cuándo es el momento óptimo para llevarlas a cabo”, apunta David Moreno. Lo que más están creando son “iniciativas virtuales para empresas privadas”, destaca.

Por otra parte, siguen recibiendo público en sus tres escape rooms de miedo ubicados en Barcelona, aunque “sin los mejores pases, que son los de la noche”, lamenta el director. Aun así, expresa que están “muy tranquilos” porque no piensan en “forrarse” y reflexiona lo siguiente: “Si con los proyectos que tenemos ahora en marcha cubrimos gastos, hacemos feliz a la gente y sacamos algo de beneficio, ya estamos satisfechos y damos las gracias”.