Menú Buscar
Una camarera trabaja en el sector servicios, el que más empleo ha creado en mayo / EFE

Las horas extra en España: sistemáticas e improductivas

Casi la mitad de los empleados no reciben ninguna compensación ni económica ni en vacaciones por el tiempo adicional trabajado

08.02.2018 00:00 h.
5 min

Las jornadas laborales de ocho horas a menudo se convierten en un ideal. Un 40% de trabajadores en España realiza horas extra, que se han convertido en muchos casos en una práctica sistemática pese a su nula contribución a mejorar la productividad. Entre las principales causas de esta situación, diferente de la de otros países del entorno, está la falta de calendarios y control a las empresas y la mala organización de las tareas por parte de los empleados.

Cataluña no es una excepción. Un estudio de Comisiones Obreras (CCOO) que analiza los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2017 indica que los trabajadores de la comunidad autónoma hicieron 35 millones de horas extra el año pasado. Esto equivale a 18.000 empleos a tiempo completo.

Legales e ilegales

El marco legal establece que las horas extra tienen que ser voluntarias y compensadas, ya sea con una remuneración o con tiempo libre. La catedrática de Derecho del trabajo de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) Carolina Gala recuerda que el máximo permitido es de 80 al año para cada empleado, aunque la regulación puede cambiar según el convenio colectivo de cada sector. 

Romina García es responsable de Mercado de Trabajo de CCOO en Cataluña y expone que el informe realizado por el sindicato pone de manifiesto lo que se ha convertido en un “problema sistemático”. Casi un 40% de las horas extra que se hicieron fueron ilegales, ya que el empleado no recibió a cambio ninguna compensación; “esto es lo preocupante”.

Falta de calendario y organización

“La organización del tiempo de trabajo y de los horarios laborales debería reorientarse hacia una cultura de la eficacia buscando una mayor productividad de las horas trabajadas”, considera Cristóbal Paus, director de Recursos Humanos y miembro de la Asociación Española de Directivos (AED). Desde CCOO también apuntan como una de las causas de esta situación la falta de organización de los empleados.

Los trabajadores de una oficina, en una imagen de archivo / EFE

Los trabajadores de una oficina, en una imagen de archivo / EFE

Sin embargo, añaden otros factores, como la ausencia de un calendario en las empresas y la necesidad de alcanzar acuerdos en esta materia, poco controlada. “A veces, culturalmente lo hemos asumido”, indica García, aunque no todos los trabajadores conocen sus derechos en estos casos. Inspección del Trabajo puede imponer multas económicas a las compañías que no respetan las normas del tiempo adicional.

En su última memoria disponible, la de 2016, la dirección general lanzó una campaña para aumentar el control. Carolina Gala recuerda que las horas extra cotizan en la Seguridad Social de forma específica. “Si son ilegales, suponen una pérdida para el sistema”, añade.

No aumenta la productividad

Todos coinciden en que las horas extra no incrementan la productividad de los empleados. Desde la AED, Paus hace referencia a los datos de Eurostat, la oficina de estadística de la UE, según los cuales los asalariados españoles trabajan más de media que los demás países europeos y, en cambio, la productividad por hora es inferior. “Esto no repercute favorablemente ni en la productividad ni en la salud del trabajador ni en su conciliación personal”, asegura.  

El sindicato responsable del estudio destaca otra elemento, que muestra un sesgo de género. Y es que, si bien los hombres representan el 58,4% de los que realizaron horas extra, las mujeres los superan a la hora de percibir una compensación por el tiempo adicional que dedican a su empleo, con el 54,3%. El sector servicios es el que peores condiciones presenta en esta materia. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información