Menú Buscar
Recreación digital del nuevo complejo de oficinas que proyecta Hines en el distrito 22@ de Barcelona / Hines

Hines se agiganta en el 22@

El grupo inmobiliario se convierte en el principal promotor del distrito tecnológico de Barcelona tras un acuerdo con UDIN para elevar 31.000 metros de oficinas

3 min

Hines señoreará el 22@. El grupo inmobiliario estadounidense se ha convertido en el principal promotor del distrito tecnológico de Barcelona. Ello es así tras anunciar un acuerdo con UDIN para elevar 30.770 metros cuadrados de oficinas en la zona urbana destinada a nueva economía. Este desarrollo en la calle Cristóbal de Moura se une al proyectado por la compañía en la calle Pallars, y que comprenderá otros 25.000 metros cuadrados, y otra residencia en la misma zona.

La enseña ha anunciado el acuerdo con UDIN en una nota de prensa. En el comunicado, Hines ha precisado que el proyecto se ubica en una zona "estratégica" de la vía paralela al mar. Es el "futuro eje verde" del área, subraya el grupo inmobiliario. Con usos de oficinas y comerciales, espera la empresa que esta intervención urbana "lidere la regeneración de la ciudad" en este enclave.

Hines se agiganta en el 22@

Cualesquiera que fueren las valoraciones, lo cierto es que tras este acuerdo, Hines se convierte en el principal impulsor de las parcelas que quedan por desarrollar en el 22@. Antes del acuerdo con UDIN, la enseña firmó sendos pactos con el fondo private equity Henderson Park para elevar dos residencias de estudiantes en la misma calle Cristóbal de Moura (Aparto Diagonal Mar, con 750 plazas) y en otro punto de la trama urbana dedicada a la nueva economía (350 plazas).

Ahora, en esta última operación, Hines ha recibido el asesoramiento de Cushman & Wakefield y el bufete Garrigues. Por su parte, UDIN ha recurrido a Banca March como asesor financiero.

Barcelona desbloquea la zona norte del distrito

La noticia de que Hines iniciará su tercer proyecto en el distrito 22@ llega pocos días después de que el Ayuntamiento de Barcelona anunciara que dará el visto bueno a la reurbanización del triángulo norte de la zona, uno de los pocos que quedan por desarrollar.

Lo hará el gobierno municipal en virtud de un pacto entre Barcelona en Comú y PSC --socios en el consistorio-- y ERC, principal partido de la oposición. La entente prevé poner en el mercado cerca de un millón de metros cuadrados de suelo de oficinas --producto en gran demanda-- y la posibilidad de construir 6.200 viviendas.