Menú Buscar
Árima, una de esas socimis que no quiere Podemos, compró a Blackstone la sede del Grupo Planeta en Madrid

Herrera-Oria pide 30M€ a CaixaBank para Árima, los que no sacó en Bolsa

La socimi acaba de pagar 63 millones al fondo Blackstone por dos edificios de oficinas en Madrid incluidos en la cartera de Hispania, entre ellos la sede de Planeta

08.02.2019 00:00 h.
5 min

Era previsible que los 100 millones de euros que Luis López de Herrera-Oria obtuvo en la salida a Bolsa de Árima --la nueva socimi con la que intenta repetir el éxito obtenido con Axiare-- iban a durar lo mismo que una chocolatina a la puerta de un colegio. Y así ha sido.

Tres meses después, aquel capital ya se ha se ha esfumado tras la compra de cuatro edificios de oficinas en Madrid. Y no quedaba otra que endeudarse para seguir adquiriendo activos.

Crédito puente de 30 millones de CaixaBank

El primero de estos créditos --al que le seguirán otros a corto plazo-- ha sido concedido por CaixaBank, por un importe de 30 millones de euros. Se trata de una póliza de crédito puente, uno de los productos diseñados por la entidad presidida por Jordi Gual para que los clientes dispongan de financiación flexible, pagando intereses únicamente por las cantidades efectivamente dispuestas.

Como financiación del circulante, el crédito puente permite a la socimi Árima, además de facilitar la compra de más oficinas, dotarse de efectivo para cubrir necesidades de tesorería --prácticamente vacía tras gastarse los 100 millones recabados en la salida a Bolsa-- o cubrir gastos imprevistos

Con Euribor negativo, más comisiones

Normalmente, como refiere CaixaBank en su web corporativa, esta línea de liquidez se fija con un vencimiento de un año, prorrogable, con aplicación de intereses de Euribor a tres meses. Al ser negativo (-0,3%) el banco obtiene la rentabilidad con las comisiones de apertura y estudio, cobrada al formalizar la operación, y la de disponibilidad, calculada sobre el saldo medio no dispuesto y liquidada trimestralmente.

Entre esos costes alternativos a la financiación de la compra de activos, estarían los necesarios para acometer la reforma de calado que se pretende llevar a cabo en uno de estos inmuebles.

Reforma de la sede de Planeta

En concreto el que, desde octubre de 2017, acoge la sede del Grupo Planeta, trasladada a Madrid ante la inseguridad jurídica sobrevenida en Cataluña tras el referéndum ilegal del 1-O.

Un inmueble ubicado en la calle Josefa Valcárcel, en la salida de la capital por la A-2 y cercano al aeropuerto Madrid Barajas-Adolfo Suárez. Para acometer la reforma integral del inmueble, la socimi dirigida por Luis López de Herrera-Oria ha contratado al estudio de arquitectura Álvarez-Sala.

El objetivo de esta remodelación pasa por aumentar el valor de este edificio de 9 plantas, con 9.300 metros cuadrados de superficie bruta alquilable (SBA), por la que la socimi Hispania estaba cobrando una renta de 11 euros por metro cuadrado al mes, además de 120 euros por las plazas de garaje interiores y 85 por las exteriores. En conjunto, rentas anuales de unos 1,2 millones de euros, que, tras la reforma, Árima podría elevar un 30%.

Herrera-Oria paga 63 millones a Blackstone

Por este edificio y por el conocido como Cristalia Play (en el Parque Empresarial Cristalia, situado en el Campo de las Naciones de la capital), Árima acaba de pagar al fondo Blackstone 62,75 millones de euros.

Ambos activos forman parte de la cartera de Hispania, adquirida por el inversor estadounidense en 2018 en el marco de una OPA, de la que ahora pretende deshacerse por completo para dedicar todos sus esfuerzos a engordar el 'portfolio' hotelero.

Rentas de 5 millones anuales con todo ocupado

Aunque ha sido cuatro las compras realizadas, serán solo 3 los inmuebles que aportarán rentas para Árima desde el primer momento. Para que lleguen las del cuarto, la socimi dirigida por López de Herrera-Oria deberá esperar al menos un par de años, hasta que se lleve a término el anteproyecto de rehabilitación integral planteado para, con una inversión de 5 millones, convertir en un edificio de Clase A con certificación LEED un inmueble situado en el paseo de la Habana de Madrid.

Hasta entonces, de lograr alquilar en su totalidad los 26.724 metros cuadrados de los otros tres edificios, la empresa inmobiliaria estaría en condiciones de obtener unas rentas anuales recurrentes de unos 5 millones de euros.

Mientras tanto, la acción se mantiene inalterable desde que Árima debutara en el Mercado Continuo el 23 de octubre del pasado año, sin poder recuperar los 10 euros por título en los que tocó la campana. Ni baja de 9 ni sube de 9,5 euros. No obstante, en las últimas sesiones ha aumentado el volumen de negociación y es  previsible que rebase en breve esa barrera de 9,5 euros.