Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen aérea del W Barcelona, el hotel situado junto a la pastilla del futuro Museo Hermitage / CG

El Hermitage abre la vía judicial contra Colau

Los promotores de la subsede de la pinacoteca rusa recurren la decisión del Ayuntamiento de denegar la licencia por invadir competencias

2 min

Los promotores del Museo Hermitage de Barcelona abren finalmente la vía judicial contra el gobierno municipal de Ada Colau. Los inversores que proponen construir una subsede de la pinacoteca rusa en el Puerto de la Ciudad Condal recurrirán hoy la decisión del Ejecutivo local de vetar la licencia. Lo harán apelando a una invasión de competencias. 

Lo ha avanzado La Vanguardia, que precisa que la defensa de los promotores del Hermitage en Barcelona presentarán un recurso de reposición contra la decisión de la Comisión de Gobierno de la administración local de denegar la licencia para levantar una franquicia de la galería rusa en la zona de Nova Bocana. 

Invasión de competencias

Los inversores recurrirá la negativa municipal con un argumento principal: que el Ejecutivo local de BComú y PSC invade competencias al denegar los permisos municipales para iniciar las obras. Los letrados de los promotores del Hermitage --el fondo Varia y un accionista minoritario vinculado al arquitecto Eugenio Pallarés-- recuerdan que la pastilla de terreno en la que se construirá el museo es titularidad de Puertos del Estado. 

A este respecto, subrayarán en su escrito que la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB) ya preconcedió la licencia al Hermitage en junio. Con ello, arguyen, basta para que los interesados en ejecutar la obra comiencen los trabajos. 

Nulidad del veto municipal

Hay una derivada. El equipo legal de los impulsores del Hermitage Barcelona pedirá al juez que declare nulo el artículo 6.1 del Plan Especial Nova Bocana (PENB). El precepto que facultaba al Ayuntamiento de Barcelona a vetar los proyectos que propusiera el puerto para los terrenos que ocupará el Hermitage.

Anular esta provisión legal implicaría derribar el armazón legal de la Administración local para impedir la construcción de la subsede de la pinacoteca. El Gobierno de Barcelona rechaza el proyecto, pero sin esta facultad no puede impedir que el Puerto de la capital catalana dé luz verde a su desarrollo.