Menú Buscar
Diez de los nuevos de la Nova Bocana de Barcelona, que sufrirán el 'no' al Museo Hermitage / CG

Los otros perdedores del 'no' al Hermitage: mazazo a la nueva zona gourmet de Barcelona

El veto de Colau al museo golpea a 10 restaurantes con más de 250 trabajadores: hay nombres como Oscar Manresa, Carles Abellán, Grupo Tragaluz y hasta Gerard Piqué

7 min

¿Qué une a Grup Tragaluz, Oscar Manresa, Carles Abellán, Ikibana y Gerard Piqué? Estas empresas de restauranción, chefs y celebrities han invertido u operan nuevos restaurantes en el Puerto de de Barcelona, concretamente en la zona de la Nova Bocana. Este espacio, antaño un patio trasero del litoral barcelonés, se está configurando como un nuevo centro gastronómico de la Ciudad Condal. Esta centralidad recién adquirida queda ahora descafeinada con el no de Ada Colau al Museo Hermitage. Un negativa que pone en un brete un cluster de 10 restaurantes de medio y alto nivel con más de 250 empleados. Son los otros perdedores del veto a la pinacoteca rusa.

Así lo indica David Compte, de Velissima, una osteria que abrió en noviembre del pasado año junto a la parcela donde está proyectada la galería de arte que no quiere el Ayuntamiento de Barcelona. "Es evidente que somos partidarios del Hermitage por coherencia, porque es un producto que elevaría el nivel del turismo de Barcelona", explica el directivo. "La zona de la Nova Bocana es una de las franjas por explotar de Barcelona. Tenemos el W Barcelona --el hotel vela--, la base de la Cruz Roja, la facultad de náutica de la UPC y varios restaurantes de muy buen nivel. Es una zona a conquistar por parte de los barceloneses", agrega Compte. "Asimismo, el mensaje de que vetas al Hermitage sería muy negativo para la inversión en la ciudad", alerta la misma fuente.

"Necesitamos ese museo"

Uno de los que ha gastado dinero en la ciudad, y ha aportado su granito de arena en la revitalización del nuevo puerto de Barcelona, es Pavel Tendera. "Soy de San Petersburgo. Conozco bien el museo original y el tirón que tiene en el turismo, pero también en la cultura. En las escuelas, por poner un ejemplo. Aquí en Barcelona, he asistido a todas las presentaciones desde que se firmó el convenio en 2012 para atraer la galería. Y sé que el director del Hermitage está muy ilusionado con el proyecto. Se equivocan quienes lo tildan de especulación. Se trata de una de las últimas obras de Mikhail Piotrovski que, a sus 75 años es, probablemente, la gran figura de la cultura rusa actual", razona.

marina vela barcelona
Marina Vela, una de las nuevas piezas de la Nova Bocana del Puerto de Barcelona / CG

A su negocio en la zona, ¿le beneficiaría? "Claro. Pero no solo al mío. Somos 10 o 12 restaurantes en la zona del hotel vela y la Nova Bocana, la Marina Vela. Es una zona que los barceloneses conocen poco, pero es el próximo lugar por donde crecerá la ciudad", señala. "El Hermitage beneficiaría esta zona y crearía un polo cultural que, a su vez, empujaría al gastronómico: piensa que aquí ya hay grandes nombres de la restauración como Grupo Tragaluz --con cuatro locales--, Ikibana, Oscar Manresa --copropietario de Casa Leopoldo e impulsor de Tejada del Mar-- o Carles Abellán --La Barra--", enumera Tendera. "Piensa también que son establecimientos grandes, con mucho personal. El mío --Maná 75-- tiene 1.000 metros cuadrados y 22 empleados", admite.

"Todo el mundo se beneficiaría"

También defiende la instalación del Hermitage en el Puerto de Barcelona Lidia Camacho. Es gerente del restaurante Port Vela, uno de los tres que se sitúan sobre el nuevo puerto deportivo de la Ciudad Condal. "Aquí se invirtió en clave de futuro, claro está. El Hermitage sería una pieza más de dinamización de una zona que el cliente nacional aún no conoce. Mucha gente no sabe lo que hay más allá del hotel vela", advierte la empresaria. "Piense que con la crisis sanitaria del Covid-19 la hostelería se ha llevado un golpe muy duro. Proyectos como el museo ayudarían al sector, sí, pero también al resto de la ciudad", argumenta. La restauradora, que lleva apenas un año en la zona, cree que la subsede de la pinacoteca beneficiaría a "los 10 restaurantes de la zona, pero también al W Barcelona, a la marina deportiva y a todo el mundo. Hasta ahora esta zona se conocía solo por albergar la sede de Desigual y poco más".

blue spot pique shakira
Blue Spot, el restaurante de Gerard Piqué y Shakira en colaboración con Grupo Tragaluz / CG

En efecto, la zona de Nova Bocana es aún relativamente desconocida en la capital catalana. Espacio de casi 37.000 metros ganado al mar, parte de una planificación del Puerto de Barcelona. La Autoridad Portuaria ha adjudicado la gestión a Marina Vela. El operador invirtió 30 millones de euros en el primer puerto deportivo con marina seca robotizada de Europa. En paralelo, se proyectó la llegada de otras piezas urbanísticas, como el Espai Vela de la Facultad de Náutica de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), un equipamiento municipal, una base náutica de Cruz Roja o la rehabilitación de los tinglados del Muelle de Levante. Antes, en 2013, Desigual había abierto su sede mundial en la plaza aledaña a la lengua de mar. También comenzaron a desembarcar bufés de nivel medio y medio alto, ¿Los últimos? Fire en el hotel vela o Blue Spot, una joint venture entre Grupo Tragaluz y Gerard Piqué y Shakira. Estos son los otros perdedores del no al Hermitage, una inversión de 50 millones en la segunda mayor ciudad española que ya acaricia Madrid.