Hawkers, las gafas de sol que se ganaron al venezolano Alejandro Betancourt

La meteórica expansión en el canal físico de la compañía se apoya en las sucesivas inversiones del impulsor de O’Hara Capital

Uan de las tiendas físicas en las que Hawkers vende sus gafas de sol / CG
03.04.2018 00:00 h.
3 min

Las gafas de sol Hawkers están en plena expansión. Dieron el salto de la web a la tienda física hace tan sólo seis meses y el objetivo de la dirección de la marca es alcanzar la cifra de 40 establecimientos antes del verano. Un plan ambicioso que se sustenta económicamente por la apuesta que ha hecho el grupo O’Hara Capital, la firma del empresario venezolano Alejandro Betancourt. Presidente también de la compañía Derwick Associates, tiene negocios en España, Latinoamérica e incluso es socio de un banco en Dakar (Senegal).

El producto, cuyo rasgo diferencial inicial fueron los cristales de colores, lideró en 2016 una primera ronda de financiación de 50 millones de euros. El pasado enero sufragó la mayor parte de una nueva búsqueda de capital que se saldó con la inyección de otros 20 millones en la compañía. Montante que sufragará la expansión que se proyecta para los próximos años.

Reparto del capital

Betancourt es ahora el accionista de referencia de Hawkers. La segunda apuesta millonaria por la compañía implicó la salida de dos de los primeros impulsores del proyecto, Álex Moreno y Alejandro Sánchez. David Moreno, hermano del primero, Pablo Sánchez, Iñaki Soriano y Francisco Pérez, se quedaron en el grupo.

Varios miembros del equipo de fundadores de Hawkers / EE

Varios miembros del equipo de fundadores de Hawkers / EE

El empresario latinoamericano controla más del 50% del capital. Le siguen en porcentaje los hermanos Félix y Hugo Arévalo, los cofundadores de la red social Tuenti, que entraron en la compañía en una de las primeras rondas de financiación. El grupo de fundadores y el equipo de gestión son propietarios de otro paquete minoritario.

Famosos prescriptores

El principal éxito de la compañía fue conseguir que personajes tan famosos como el rapero Usher, el piloto Felipe Massa o la actriz Paula Echevarría usaran públicamente sus gafas de sol. Una influencia que junto a un precio de venta contenido (se pueden adquirir unas gafas por unos 30 euros) se notó en la creciente facturación desde el canal on line, el primero en ponerse en marcha. Unos ingresos que alcanzaron los 60 millones en 2016, el último ejercicio que se ha dado a conocer.

Ahora, las gafas son más exclusivas, algo más caras y también se pueden comprar en la calle. Se venden en más de 140 países en los casi cuatro años desde su nacimiento y dan empleo a más de 260 personas.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información