Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero / César Ortiz - Europa Press

Hacienda descarta una “reforma fiscal completa”

La ministra Montero avanza que se aprobará un nuevo impuesto para las eléctricas que entrará en vigor en 2023 y que estará relacionado con los beneficio de 2022

3 min

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha descartado acometer la reforma fiscal que le exige tanto Bruselas como las patronales en el ejercicio en curso. Según la socialista, en la segunda mitad del año sí se avanzará en la creación de nuevos impuesto sin llegar a cambios “profundos”.

La primera tasa con la que trabajarán es un gravamen a las eléctricas que entraría en vigor en 2023 y que estará relacionada con los beneficios obtenidos por las compañías de este perfil en 2022. Grupos como Endesa, entre otros, que han presentado en el cierre del primer trimestre unas ganancias de 338 millones. Se trata de una cifra positiva, pero más del 31% menor que la obtenida en el mismo periodo del ejercicio precedente.

Inflación

Montero ha participado en la inauguración del curso El cumplimiento tributario de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). Antes de su intervención, ha hablado ante los medios con el objetivo de lanzar dos mensajes. El primero de ellos es la “preocupación” del Gobierno por la evolución de la inflación, que vincula de forma directa a los efectos de la guerra de Ucrania. Por otro, ha asegurado que el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos pretende una “redistribución” y un “reparto más justo” de los beneficios que se puedan derivar del conflicto bélico.

También ha remarcado que entienden la fiscalidad como una “herramienta para atender las necesidades de los ciudadanos” y que ahora toca plantear “medidas” para capear una coyuntura económica de nuevo adversa. Además, para finales de año irá a peor.

Pacto de rentas y subida de los salarios

Sobre el pacto de rentas que se abordará en la reunión de este miércoles entre los agentes sociales y el Gobierno, reitera que el Ejecutivo considera “bueno” llegar a un acuerdo que permita a “familias y empresas” ser “capaces de seguir transitando esta situación de inflación que dura más de lo que se tenía previsto”.

Considera que es “evidente” que avanzar hacia este escenario implica subir salarios, aunque reconoce que esto solo se puede pactar de forma bilateral entre la patronal y los sindicatos.