Menú Buscar
Entrevista de trabajo a una joven en inglés

La habilidad lingüística, tan importante como la técnica para encontrar empleo

Un tercio de las ofertas de trabajo reclaman el dominio de un segundo idioma, que en el 89% de los casos es el inglés

6 min

El mundo vive una permanente revolución tecnológica, por lo que el conocimiento técnico es cada vez más importante para competir globalmente. Sin embargo, las habilidades lingüísticas siguen siendo un requisito indispensable para encontrar trabajo.

La última edición del Informe EPyCE (Atracción de Talento. Posiciones y Competencias más Demandadas) que se presentará en breve, compromiso, iniciativa y habilidades lingüísticas son las tres competencias más demandadas entre los candidatos a ofertas de trabajo.

Pero no solo eso, sino que el dominio de habilidades lingüísticas (12%) es la competencia más escasa de entre las 20 competencias analizadas, hecho que perjudica seriamente las posibilidades de empleabilidad de los profesionales españoles en un entorno global.

¿Lenguas o habilidades técnicas?

Ángels Creus y Bea Navarro son dos empresarias que han puesto en marcha un proyecto educativo, llamado Essential For Business, basado en el ensayo de más de 400 situaciones reales en el mundo empresarial en la que es imprescindible desarrollarse oralmente, especialmente en inglés.

“La realidad nos muestra que en la actualidad, además de la competencia técnica es fundamental que los profesionales sepan explicar lo que hacen, convencer, y comunicarse a todos los niveles. La escasez de candidatos aptos a este nivel conduce evidentemente a reducir la competitividad de las organizaciones”, señalan.

'Spain is different'

Desde la entrada de España en la Unión Europea, el inglés se ha convertido en el principal idioma que hay que aprender. Según el último Informe Infoempleo Adecco de 2014, una de cada tres ofertas laborales del país requieren conocer una segunda lengua, y el 89% de ellas solicitan dominio de inglés.

Otro informe del nivel de inglés en la Unión Europea, el Eurobarómetro de 2012, asegura que solo un 22% de los españoles considera que habla suficientemente bien este idioma como para mantener una conversación. El estudio, en el que participaban los 27 países comunitarios, muestra unas diferencias abismales con países como Holanda, con un 90% del dominio de la lengua; Suecia y Dinamarca, con el 86%; Austria y Chipre, con el 73%; o Finlandia, con el 70%, los países mejor posicionados en el listado comunitario.

Estos resultados están en línea con lo que indican otros estudios. Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), solo un 25% de ciudadanos afirmó poder hablar y escribir en inglés, mientras que un 61% no lo habla, lee o escribe. En la misma línea, el último estudio realizado por Cambridge University Press muestra que un 71% de los encuestados considera no tener capacidad para desenvolverse correctamente en una reunión de trabajo.

¿Por qué nos cuesta tanto?

Para Creus y Navarro son diversos los factores que explican el histórico retraso de España con esta lengua. “De entrada, es un idioma de raíz germánica con un sistema vocálico mucho más complejo que el del español. Por otro lado, no estamos demasiado expuestos a contenidos en inglés y tampoco mostramos interés”, aseguran las expertas.

Por esta razón, el elemento que diferencia su proyecto lingüístico de otras técnicas de aprendizaje es su metodología: “La practicidad del enfoque, construido desde la empresa para la empresa, permite aportar confianza y seguridad al profesional”, aseguran sus fundadoras.

El método utilizado, llamado Situation Based Learning, deja atrás las típicas clases para aprender un idioma y da paso a las sesiones en las que se ensayan situaciones reales para dotar a los profesionales de los recursos lingüísticos y habilidades comunicativas para que puedan defenderse en su rutina laboral con total seguridad en una lengua extranjera. "Nuestro objetivo es que, en el menor tiempo posible, los profesionales puedan tener un impacto positivo en la diferentes responsabilidades que asumen en inglés”, concluyen.

Sin referentes a seguir

El hecho de que el español sea una lengua tan importante a nivel internacional --es el segundo más hablado, solo por detrás del chino-- también puede ser un factor que explique por qué no se ha dado tanta importancia al inglés en ámbitos como la traducción. Según los datos que manejan las empresarias, “solo el 3,31% de espectadores acuden a ver películas en versión original”.

Asimismo, tampoco contamos con “referentes ejemplarizantes” (políticos, famosos, deportistas...) con un alto dominio del idioma que motiven a aprender este idioma como requisito imprescindible para subir en la escalera social y laboral.