Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un teléfono móvil / EP

La guerra de fondos por el control del modelo ‘low cost’ pone en alerta a las grandes ‘telecos’

Los compañías de bajo coste tratan de agitar el mercado y amenazan el reinado de Telefónica, Vodafone y Orange

5 min

Desde que Telefónica y Virgin anunciaron la creación de una joint venture el pasado mes para liderar el mercado británico, el mundo de las telecomunicaciones ha levantado la veda a una sucesión de episodios que van a modificar sensiblemente el mapa de las grandes compañías en Europa y en España. 

El último se produjo este mismo lunes cuando MásMóvil anunciaba en un Hecho Relevante que los fondos de inversión KKR, Providence y Cinven tienen la intención adquirir la compañía por una cantidad cercana de 3.000 millones a través de una oferta de adquisición pública con intención de retirarla del parqué. 

Los fondos dinamitan las ofertas

Fuentes del mercado señalan que esta operación puede suponer un dolor de cabeza para las grandes compañías de telecomunicaciones como Telefónica, Orange o Vodafone, puesto que los fondos de inversión llegan con una “intención clara” de agitar el mercado y el modelo low cost y buscan rentabilizar “la operación en unos años”. Las mismas voces señalan a Crónica Global que la expansión de Euskaltel de la mano del grupo Virgin en España compromete a las gigantes “ya que ofrecen precios muy competitivos” que las grandes no pueden conseguir debido a su pesada estructura y sus múltiples inversiones. 

Así, las dos grandes compañías de telecomunicaciones gobernadas por fondos de inversión como Euskaltel (su principal accionista es el fondo Zegona) y MásMóvil (KKR, Providence y Cinven quieren hacerse el control) mueven ficha para plantar cara a las grandes aumentando la cuota de mercado. Recordemos que MásMóvil ya tiene un 13,3%, mientras que la compañía vasca ha esperado a que se permitieran las portabilidades de compañía, una vez que quedaron suspendidas cuando se activó el estado de alarma. No obstante, Euskaltel tiene una cuota de mercado del 20% en el País Vasco, siendo la segunda teleco con más clientes.

Un mercado maduro

Pero, la gran pregunta es si hay pastel para todos. Virgin ha entrado fuerte al mercado con precios muy competitivos, MásMóvil (y sus otras cabeceras) es la principal empresa del low cost. Telefónica y Orange operan a la vez con dos marcas. A estas marcas hay que sumarles Vodafone, Jazztel y otras como Digi o Lowi.

Fuentes del mercado subrayan que con un mercado de clientes “en pleno estado de madurez” se verán nuevos movimientos empresariales que ya se están produciendo en Europa y que, según explican las mismas fuentes “se intensificarán en los próximos trimestres".

Fusiones

Estos movimientos son referentes a las fusiones. Como se ha mencionado anteriormente, Telefónica y Virgin (ahora competencia en España de la teleco dirigida por Álvarez-Pallete) firmaron un acuerdo estratégico en Reino Unido y la Justicia europea abre la puerta a a nuevas operaciones entre las gigantes del sector.

La reciente sentencia del Tribunal General de Justicia de la Unión Europea de anular el veto de la Comisión Europea a la compra de O2 por Hutchinson arroja una segunda lectura que no ha pasado inadvertida a las grandes compañías del continente. Fuentes del sector abogan por estos movimientos como principal atractivo para la entrada de los fondos de inversión en MásMóvil. “En unos años intentarán buscar una venta o algún tipo de acuerdo para buscar rentabilidad, que es básicamente para lo que entran en las compañías”, señalan.

Inversiones, en cuarentena

Con este panorama, las grandes empresas de telecomunicaciones cuentan con menos margen de maniobra. Las grandes inversiones de extensión de fibra y del 5G son cosa de empresas como Telefónica, Vodafone y Orange. Las tres ven como paulatinamente los ingresos se reducen ya que las low cost van arañando cada vez más clientes.

“Existía cierto nerviosismo y es normal que dicho ánimo se acreciente con la llegada de nuevas empresas con políticas de bajos precios en España”, recalcan las mismas fuentes.