Menú Buscar
Trabajadores del Grupo Zeta durante la manifestación del Primero de Mayo en Barcelona

El Grupo Zeta vuelve a sorprender a la banca con una nueva petición de crédito

El 'holding' editor engulle los 35 millones de la venta de Ediciones B y reclama otros ocho millones, lo que los bancos consideran como una refinanciación de 43 millones

4 min

Los directivos del Grupo Zeta han vuelto a sorprender a los bancos con los que tienen contraída una deuda de 99,2 millones de euros. Si en un primer momento solicitaron 25 millones de crédito adicional para desarrollar un plan de empresa que les permitiera devolver el servicio de la deuda --que en diciembre no pudieron pagar--, ahora reclaman el equivalente a 43 millones.

Cuando Zeta advirtió de que no podría hacer frente a los pagos de su pasivo, solicitó del pool de bancos la renegociación del total, añadiendo los citados 25 millones para financiar un ERE y acometer un nuevo tramo de su proceso de digitalización.

Más despidos

Los analistas de Deloitte estudiaron a fondo los números de la empresa y recomendaron un plan de negocio que pasaba por desprenderse de activos por valor de 72 millones y asumir un crédito adicional de 38,4 millones --en lugar de los 25 millones solicitados por los directivos del holding editor-- para hacer una reducción de plantilla más profunda.

Una de las condiciones del plan consistía en restar de ese nuevo endeudamiento los recursos que se obtuvieran de enajenaciones no contempladas en el diseño realizado por Deloitte. Sin embargo, Zeta ha vendido Ediciones B por 35 millones y no los detrae de aquel plan ni de la deuda anterior (99,2 millones). Lo que ha hecho es cambiar la petición a la banca: en lo lugar de los 25 adicionales, se limita a reclamar 8 millones.

¿Dónde están los 35 millones?

Los bancos, que estudiarán este miércoles la propuesta de los hombres de Antonio Asensio, no salen de su asombro. La pregunta que se hacen las fuentes consultadas es: “¿Dónde han ido a parar los 35 millones de la venta de Ediciones B?” Si en la situación anterior, uno de los principales y vendibles activos del grupo era la editorial, ahora, tras su enajenación, es como si aquellos 38,5 millones propuestos por Deloitte se convirtieran en 43,5 millones. Es cierto que piden 8, no 25, pero lo cierto es que los activos que podían respaldar el crédito valen 35 millones menos.

A la hora en que Agustín Cordón, el consejero delegado del grupo, se reúna hoy con la banca ya se conocerá el resultado de la votación de los trabajadores del grupo en torno a la propuesta del comité de empresa de hacer una huelga de cinco días, entre el 15 y el 19 de este mes, en respuesta a la actitud de la empresa que se ha descolgado del convenio y que, a juicio de sus empleados, se niega a negociar. El parón afectaría de lleno a la celebración del Català de l'Any, el mayor evento social en que participa Zeta en Cataluña.

La empresa se desentiende

La dirección del holding empresarial se niega a cumplir el compromiso que adquirió con su plantilla en 2014 en la firma del ERTE de tres años por el que a su término los trabajadores recuperarían el salario nominal.

El descuelgue no solo supone consolidar la reducción de las nóminas, sino que propone añadir una rebaja salarial que oscila entre el 20% y el 40%, en función de la empresa, al margen de los despidos que implica el plan de viabilidad que negocia con los bancos.