Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (FJD) de Madrid, del Grupo Quirón

Grupo Quirón participa en la creación de un ventilador para pacientes con Covid-19

Un consorcio de 150 científicos e ingenieros internacionales desarrollan el MVM, un aparato que funciona como un simulador de pulmón humano

5 min

El Grupo Quirón, a través del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz (FJD) de Madrid, forma parte de una plataforma internacional para el desarrollo de un ventilador para los pacientes en UCI con coronavirus. El grupo de trabajo está compuestos por más de 150 científicos e ingenieros de España, Italia, Francia, Canadá y Estados Unidos.

El ventilador MVM (Milano Ventilatore Meccanico) comenzó a idearse en marzo ante la falta de equipamiento para tratar a todos los pacientes. A la iniciativa del consorcio, sin ánimo de lucro, se han sumado laboratorios y universidades internacionales para desarrollar un aparato innovador y de rápida comercialización.

Escasez en el mercado

El 1 de mayo la agencia del medicamento estadounidense (FDA) autorizó el uso del MVM en pacientes con coronavirus. En España han trabajado en el proyecto la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), el Laboratorio Subterráneo de Canfranc, el Centro de Astropartículas y Física de Altas Energías (CAPA, Universidad de Zaragoza), la Universidad Politécnica de Madrid, el Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, la Fundación Aragón para la Investigación y el Desarrollo (ARAID), la Universidad Católica de Valencia, así como médicos de Eliance Helicopters y del Servicio de UCI del Hospital General San Jorge (Huesca).

En lo que respecta al papel del Servicio de Neumología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid ha resultado clave, ya que sus profesionales se han involucrado desde el inicio de la crisis sanitaria.

Asesoramiento de profesionales

Para el desarrollo, diseño y funcionalidad de este proyecto se ha contado con el asesoramiento de la doctora Sarah Heili, jefa asociada del Servicio de Neumología y responsable de la Unidad de Cuidados Intermedios Respiratorios (UCIR) del hospital público madrileño. También con el doctor Peces Barba Romero, jefe asociado del Servicio de Neumología, vicepresidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) y experto en ventilación no invasiva.

Sobre la colaboración de la FJD, la doctora Heili, que cuenta con una dilatada trayectoria tras formarse y trabajar en diferentes países como España, Francia o Estados Unidos, destaca cómo “desde la UCRI de la FJD se ha cedido un simulador de pulmón humano diseñado por nosotros para testar el respirador en ventilación controlada y asistida, asesorando personalmente para optimizar la interacción paciente respirador”.

Ventajas del MVM

Por lo que respecta a las ventajas del MVM, Heili señala que “estos nuevos respiradores son tan eficaces como los que conocemos, pero su ventaja potencial es que existe un asesoramiento especializado máximo y dirigido a la mecánica respiratoria específica del Covid-19”. “Tratamos de customizarlos a los requerimientos de esta pandemia, esto los simplifica a la vez que los hace robustos pues en su desarrollo vive el más estrecho conocimiento científico, el que nace de la experiencia a pie de cama”, añade.

En este sentido, Heili explica que disponer de un ventilador mecánico desde su solicitud-fabricación hasta la llegada a un hospital “en general, lleva años entre desarrollo, pruebas, autorizaciones y validaciones”. Por fortuna, “esta pandemia ha acelerado todos los procesos y se les está dando prioridad”, sin embargo, insiste en que “la regulación existente en España es más exigente que en otros países de nuestro entorno y el proceso podría ser más largo en nuestro país”.

Lograr esta provisión de cara a un repunte es precisamente otro de los objetivos del consorcio detrás del MVM, por ello, no registra patentes para el ventilador y no se concederán licencias exclusivas. De hecho, en la actualidad el consorcio está en una ronda de conversaciones con empresas nacionales, para la transferencia de tecnología y proceder así conjuntamente a homologar el ventilador según las normas de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps) mientras continúa construyendo modelos mejorados en el Laboratorio Subterráneo de Canfranc.