Menú Buscar
Un trabajador de Grifols en una imagen de archivo / GRIFOLS

Grifols tendrá en mayo sus test contra el coronavirus y en julio un primer tratamiento

La multinacional catalana desarrolla una inmunoglobulina hiperinmune a partir del plasma de personas que se han curado

3 min

La multinacional catalana de hemoderivados Grifols tendrá a principios de mayo los primeros test de detección del coronavirus. Asimismo, prevé que a mitad de julio esté lista su inmunoglobulina anti-Covid19, un tratamiento para revertir los efectos de la enfermedad.

La compañía, que este martes ha presentado sus resultados, ha detallado los plazos de producción de su inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2. A finales de marzo el presidente del área industrial de la división Bioscience de Grifols, Eduardo Herrero, detalló que esperaban su puesta en marcha a partir de julio en Estados Unidos con el fin de ayudar a frenar la evolución del coronavirus.

Recogida de plasma

Grifols anunció en marzo un acuerdo con diversas instituciones estadounidenses y organismos federales de salud pública de ese país, entre ellos la propia FDA, para recoger plasma de pacientes recuperados de coronavirus, procesarlo y producir inmunoglobulinas hiperinmunes.

En una nota anexa a la comunicación de resultados, Grifols precisa este martes que su experiencia en la crisis del ébola "le permiten ser la primera compañía en iniciar el desarrollo de una inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2, que podría estar disponible a mediados de julio".

Preparación de test

Por otra parte, la compañía con sede en Sant Cugat del Vallés también ha comunicado hoy que los primeros lotes de su prueba diagnóstica para detectar el Covid-19 están "en proceso de fabricación" y que los primeros lotes estarán disponibles "a principios de mayo”. Grifols ha asegurado estar haciendo "todos los esfuerzos necesarios para ponerlos al servicio de las autoridades sanitarias”.

Grifols ha desarrollado una prueba diagnóstica específica de alta sensibilidad para detectar el virus SARS-CoV-2 basada en la tecnología de Amplificación Mediada por Transcripción (TMA). Se trata de una técnica capaz de detectar el ácido ribonucleico (ARN) del virus con una sensibilidad equivalente o incluso superior a la de las técnicas basadas en PCR (reacción en cadena de la polimerasa).

Grifols recuerda que la tecnología TMA es habitual en los centros de transfusión, bancos de sangre y centros de donación de plasma de todo el mundo porque, además de una elevada sensibilidad analítica, se adapta a grandes volúmenes de muestras de forma automatizada.