Menú Buscar
Víctor Grífols Roura, presidente no ejecutivo de Grifols y accionista de Scranton Enterprises / CG

Grífols se ‘autovende’ dos empresas de plasma

Scranton Enterprises, propiedad de varios accionistas de la multinacional, toma el control de las sociedades Biotest y Haema

2 min

Grífols ha anunciado este 31 de diciembre tras el cierre del mercado español que ha vendido a varios de sus accionistas de cabecera dos sociedades que adquirió hace unos meses, Biotest US Corporation y la alemana Haema. La transacción se ha cerrado a favor de Scranton Enterprises, una sociedad con sede en Ámsterdam que es propiedad de Víctor Grífols Roures, Juan Ignacio Twose Roura, Ramón Riera Roca y Tomás Dagá Gelabert.

Esta sociedad controla el 10,6% de la multinacional de hemoderivados y también está presente en el capital de muchas otras compañías. Como Wallapop, Juvé & Camps o el Joventut de Badalona.

Mismo precio

La operación se ha cerrado por el mismo importe que se aplicó hace un año, 496 millones de euros (537 millones de dólares). Sólo se ha ajustado el tipo de cambio entre el euro y el dólar, tal y como indica Grifols en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).  

Haema forma parte del gigante de los hemoderivados desde junio. Pagó a Aton 220 millones de euros para esta sociedad que gestiona básicamente 35 centros de donación en los nueve estados de Alemania y tres más en proceso de construcción. Biotest se incorporó en el porfolio del grupo en agosto previo pago de 250 millones de euros (286 millones de dólares).

Revisión al año

Grífols detalla en el mismo comunicado a los accionistas que tendrá una opción de compra sobre las acciones de las empresas vendidas a Scranton. Podrá readquirirlas después de cumplirse el primer aniversario de la transacción.

Además, se garantiza que todo el plasma que se recoge en los centros de donación de Biotest y Haema se suministrará a la multinacional para la fabricación de sus hemoderivados. Los actuales contratos de suministro han sido prorrogados por 30 años.