Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un laboratorio de Grifols en imagen de archivo

El ensayo clínico de Grifols contra el alzhéimer prueba su eficacia

Los resultados de las últimas pruebas sugieren una reducción en el daño neuronal en los pacientes españoles y estadounidenses que han participado en el estudio

3 min

El estudio Ambar de Grifols, enfocado al tratamiento del alzhéimer con albúmina, ha confirmado sus resultados positivos en las últimas pruebas realizadas. Los datos de los pacientes de esta enfermedad neuronal que participaron en el ensayo clínico "sugieren una reducción en el daño neuronal", tal como asegura la farmacéutica.

Grifols ha presentado estos resultados en la conferencia Clinical Trials on Alzheimer’s Disease (Pruebas clínicas en la enfermedad de Alzheimer) en California. Tras los positivos resultados, ha dado a conocer que los profesionales de la compañía se reunirán con la FDA --autoridad sanitaria de Estados Unidos-- para discutir sobre la continuación de este estudio

Imagen neuronal del alzhéimer

En la conferencia de celebrada en San Diego, Grifols ha presentado varias neuroimágenes de pacientes que han participado en el ensayo clínico. En él, 496 personas de entre 55 y 85 años que sufren esta enfermedad fueron divididas en cuatro grupos: tres de tratamiento y uno de control --tratados con placebo--. 

Aquellos pacientes que fueron tratados con albúmina e inmunoglobulina "presentaron una menor reducción del metabolismo de la glucosa cerebral tras los 14 meses que duró el tratamiento", es decir, que la afectación de la enfermedad fue menor que la vivida por los pacientes que recibieron placebo. 

Corroboran los resultados anteriores

Los datos de neuroimagen corroboran las conclusiones obtenidas en fases pevias del estudio de Grifols, presentados en Barcelona en octubre de 2019. Los resultados de aquellas pruebas mostraban una ralentización del 61% en la progresión del alzhéimer en pacientes en estadio moderado y efectos positivos en la memoria, lenguaje y velocidad de procesamiento en personas en las que esta enfermedad neurodegenerativa tenía una afectación leve.

Con Ambar (siglas en inglés de Control del alzhéimer mediante reemplazo de albúmina), la farmacéutica quiere "evaluar la eficacia y la seguridad del recambio plasmático como tratamiento" para ralentizar la progresión del alzhéimer. Este procedimiento consiste en extraer plasma del paciente de forma periódica a la vez que se realiza una infusión de albúmina, una sustancia relacionada con una proteína que se acumula en el cerebro de los enfermos de alzhéimer.