Menú Buscar
La Bolsa de Atenas ha perdido este lunes casi un 8%.

Grecia arrastra a las bolsas europeas y, sobre todo, a la española

La falta de acuerdo con Bruselas y las protestas de la población por los nuevos recortes aumentan la inestabilidad política en Atenas

Redacción
3 min

El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este lunes con un recorte del 4,44%, lo que ha llevado al selectivo a protagonizar su mayor caída desde el 24 de agosto de 2015, y a situarse en los 8.122,1 enteros, volviendo, de este modo, a niveles de julio de 2013.

Ningún valor del índice español ha conseguido aguantar el tipo. La banca ha sido el sector más perjudicado, con el Popular liderando los retrocesos con una caída del 7,32%, seguido de IAG (-7,29%), ArcelorMittal (-7,17%), Gamesa (-6,97%) y Amadeus (-6,94%).

Prima de riegso al alza

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se ha colocado en 155 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,77%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,1176 dólares.

En toda Europa se ha registrado una jornada negativa, aunque la sido el mercado griego el que ha tirado para abajo. De hecho, el Eutostoxx ha perdido el 3,25%. La Bolsa de Atenas ha perdido un 8%.

El bono heleno a diez años se cotizaba a primera hora de la tarde al 10,10%, tras el 9,68% al cierre del viernes. La prima de riesgo con respecto al bund alemán se situó 986 puntos básicos, 47 puntos básicos por encima de la jornada anterior. En las últimas semanas el bono griego ha vuelto a dispararse, al superar otra vez la barrera sicológica del 10%, después de haberse encontrado por debajo del 7% a mediados de noviembre.

Inestabilidad política, en Grecia

Además de factores externos como la evolución en otras bolsas, estas nuevas caídas se deben fundamentalmente a factores de política interna.

Los acreedores abandonaron el viernes pasado Atenas sin haber logrado un avance sustancial en la primera ronda de negociaciones para la primera revisión de este tercer rescate, dejando en el tintero para las próximas semanas asuntos peliagudos como la reforma de pensiones, la financiación a medio plazo o la gestión de la cartera de créditos morosos de la banca.

Recorte de las opensiones

A estos problemas se añade una ola de protestas ciudadanas contra la reforma de pensiones y la falta de una estabilidad parlamentaria sólida del Gobierno de Alexis Tsipras en el Parlamento, donde los dos partidos de la coalición solo cuentan con una ventaja de dos votos por encima de la mayoría absoluta.

Todo esto ha llevado a que resurja el fantasma de unas elecciones anticipadas, pese a que el Gobierno lo descarta rotundamente.