Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del consejo de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri (izq.), y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar / EP

Goirigolzarri: “Hemos pasado de 27 a 15 consejeros; eso también es un recorte”

El presidente de Caixabank justifica su retribución por sus tareas ejecutivas, ante las protestas de los sindicatos, que consideran que el ERE cuestiona la capacidad de los gestores del banco

5 min

El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, se ha defendido de las acusaciones realizadas por los sindicatos acerca de que los todos los efectos negativos de la fusión con Bankia van a recaer del lado de los trabajadores, como consecuencia del ERE planteado por la dirección del banco. Para ello, el ejecutivo ha recordado que el consejo de administración de la entidad también ha sufrido su correspondiente recorte.

Tras diversas intervenciones de representantes sindicales en la junta de accionistas de Caixabank, la primera tras formalizarse la fusión, Goirigolzarri ha negado que los únicos sacrificios lleguen del lado de los trabajadores. “Antes de la fusión, el consejo de Caixabank contaba con 14 miembros y el de Bankia, 13; de esos 27 consejeros hemos pasado a los 15 del nuevo banco; eso también supone un recorte, concretamente del 44%”, ha apuntado.

"Un ERE salvaje"

Como era de esperar, el ajuste laboral y la política de remuneraciones de la entidad han protagonizado buena parte del turno de intervenciones de la asamblea. Diversos representantes de los trabajadores han cargado contra el ERE, al que han calificado de “salvaje” y han definido como una señal de “la incompetencia de los gestores del banco para llevar a cabo la fusión”.

Las críticas se han centrado en el salario que tendrá el presidente de la entidad, que triplicará aquél del que disfrutaba en Bankia, una cuestión a la que Goirigolzarri ha querido responder personalmente.

Renuncia al variable

“Mi remuneración deriva del proyecto de fusión, que fue aprobado por las juntas de los bancos, y que contempla la existencia de una presidencia ejecutiva con competencia en áreas como auditoría y comunicación. En este sentido, está en línea con los esquemas tradicionales de Caixabank”, ha destacado.

Además, el presidente del banco ha recordado la renuncia que en 2020 realizaron los ejecutivos de Caixabank a sus remuneraciones variables y ha asegurado que la retribución fija que perciben los consejeros no ejecutivos es inferior a la media del sector.

En juego, las sinergias 

Goirigolzarri ha defendido con firmeza la fusión y ha reiterado que “hay que tomar medidas para asegurar la sostenibilidad del proyecto”. En repuesta a numerosas intervenciones, que han recordado palabras de los fundadores de la entidad sobre la importancia de los trabajadores, el presidente del banco señalado que “precisamente estamos haciendo lo mismo que nuestros antecesores, no debemos olvidar que somos el resultado de la fusión de 130 cajas de ahorros”.

Por su parte, el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, ha indicado que el ajuste laboral es necesario para hacer buenas las ventajas de la fusión, entre otras las sinergias de 770 millones de euros anuales que contempla.

"Tendrán trabajo"

“Después de una fusión como ésta hay muchos solapamientos y no tiene ningún sentido dejarlos sin resolver”, ha explicado Gortázar, quien ha aclarado que el proceso de ajuste no tiene que ver con las capacidades de la plantilla. “No tiene nada que ver con el trabajo de las personas, que ha sido magnífico”.

Además, Gortázar también ha recordado que el ERE contempla un plan de recolocaciones y de formación para los trabajadores afectados, con el fin de que puedan encontrar acomodo en otros sectores. Frente a las críticas de los sindicatos por afrontar este reporte de plantilla en un entorno laboral complicado, el consejero delegado de la entidad ha mostrado su convencimiento de que “va a haber trabajo en el futuro, la economía española va a crecer un 10% en los dos próximos años y van a llegar 140.000 millones de los fondos europeos”.