Menú Buscar
Santiago Alonso, Carlos Olabe y Joseba Jauregui, tres directivos de Vicrila, en una imagen de archivo del día que anunciaron la ampliación de las instalaciones de Leiola

El Gobierno Vasco y Kutxabank alertan sobre posibles ofertas fantasma para Vicrila

Alguna propuesta de compra podría estar dirigida por un antiguo directivo, responsable de la frágil situación de la compañía

4 min

Ekarpen, la sociedad de participaciones industriales controlada por el Gobierno Vasco, Kutxabank y las Diputaciones Forales, ha hecho llegar  a todas las partes implicadas en el proceso de salvamento de Vicrila su preocupación por el desarrollo de las negociaciones en marcha y alertan sobre la presentación de ofertas poco fiables para tomar el control de la compañía, informan fuentes del proceso concursal.

Se acerca la fecha del 28 de febrero, la señalada como límite para la presentación de ofertas por Vicrila, y la amenaza de liquidación es cada vez más cierta. La Administración vasca teme, según esas fuentes, que ante esta situación, tanto la administración concursal como la representación de los trabajadores, den por buenas ofertas de control sobre Vicrila que no cumplan con las mínimas exigencias de viabilidad y supongan sólo cumplir con plazos y otras exigencias formales, aplazar la solución a la crisis de la empresa cristalera y ponerla en una situación desesperada.

La propuesta más dudosa

En Ekarpen están especialmente preocupados por una posible oferta por parte del fondo Sainberg, que sobre el papel podría cumplir con las exigencias formales de “no despidos” planteada por el comité de empresa de Vicrila, pero sobre la que existen dudas sobre sus posibilidades reales de viabilidad para la compañía.

Fuentes del Gobierno Vasco señalan que en Ekarpen consideran que detrás de la propuesta de Sainberg podría estar Luis Fernández, antiguo director general de Vicrila y al que hacen responsable de haber embarcado a la Administración vasca en una inversión de casi 20 millones de euros para abrir una fábrica en México.

Falta de experiencia

En Ekarpen consideran que esa inversión, que ha resultado completamente desastrosa, es una de las causas de la crisis de Vicrila y desconfían de cualquier iniciativa que pueda provenir de ese antiguo directivo. Esas mismas fuentes señalan que Sainberg no tienen ninguna experiencia en el sector del vidrio, sus operaciones se centran en la industria agroalimentaria, y estiman que su propuesta es en realidad un recurso de última hora para cumplir con las formalidades concursales y conducir a la empresa a un final inevitable. Fuentes financieras del País Vasco señalan el interés de importantes multinacionales del sector del vidrio que operan en España por ocupar la cuota de mercado que tiene Vicrila en el negocio del vidrio de mesa.

Por el momento, la única oferta en firme presentada ante la administración concursal de Vicrila ha sido la del grupo de inversión norteamericano Cambium. La propuesta no ha sido negociada ante la oposición radical del comité de empresa a debatir ningún proyecto que incluya un ajuste laboral. Cambium propone alrededor de 80 despidos, un incremento de la jornada laboral y una inversión de 15 millones de euros. Cambium ha solicitado presentar su propuesta al conjunto de los trabajadores en una asamblea general, cuestión que le ha sido denegada.

Vicrila (Vidriera y Cristalería de Lamiaco) entró en concurso de acreedores en septiembre pasado con un pasivo de más de 70 millones y acumula pérdidas por más de 50 millones. Se fundó en 1890 y es de las pocas empresas centenarias vascas supervivientes. Desde 1970 ha estado controlada por multinacionales francesas como ARC o Saint Gobain. En 2009 fue adquirida por un l. El salvamento de Vicrila va  nariass de laa priopia empresa. o Saint Gibainafectadas. Su situacialternativas de comopra que hgrupo de directivos de la propia empresa.