Menú Buscar
La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño / EP

El Gobierno ultima nuevos avales y un fondo para salvar empresas por 10.000 millones

El Ejecutivo escenificará con patronal y sindicatos la reactivación del diálogo social antes de la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros

6 min

Moncloa prevé aprobar este viernes su primer paquete de medidas económicas con vistas a la crisis del coronavirus desde que cesó el estado de alarma. El Consejo de Ministros que se celebrará este viernes con carácter extraordinario, destinado en principio a dar luz verde al ‘plan renove’ de ayuda a la automación, abordará una serie de iniciativas entre las que se encuentran nuevos avales del ICO por 40.000 millones y un fondo especial para que el Estado entre en el capital de empresas en apuros por 10.000 millones.

En este sentido, el Gobierno de Pedro Sánchez también quiere escenificar previamente el regreso a la normalidad en el ámbito del diálogo social, para lo que ha convocado a la patronal y los sindicatos mayoritarios con el fin de certificar la disposición de todas las partes a alcanzar un gran pacto por el empleo.

ICO y empresas

Aunque no han trascendido muchos detalles de las medidas que se pondrán encima de la mesa, las fuentes confirman que el Gobierno habilitará una nueva línea de avales del ICO, aunque independiente de la que puso en marcha al inicio del estado de alarma (por valor de 100.000 millones de euros). 

En este caso, los avales irán destinados a facilitar el crédito a empresas que tengan planes de inversión después de haber superado el peor momento de la crisis y que estén en disposición de salir adelante.

El Estado, al rescate

Algunas voces del ámbito empresarial y financiero habían sugerido en las últimas semanas la conveniencia de que el programa de los 100.000 millones para dotar de liquidez a todo tipo de compañías fuera ampliado debido a la notable demanda existente. 

Mientras, el Consejo de Ministros también dará luz verde a la creación de un fondo, dotado con 10.000 millones de euros y que dependerá de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para dar apoyo a aquellas compañías que sean viables pero que estén pasando por un momento complicado debido a los efectos de la pandemia.

Reindustrializar

Según ha trascendido, la hipotética entrada del capital público en empresas siempre sería de modo circusntancial, a petición de la propia compañía y como último recurso, una vez agotadas las restantes opciones para asegurar su viabilidad.  

Otras fuentes relacionan también estas medidas con el programa de reindustrialización que Moncloa preparaba en sus primeras semanas de andadura del Ejecutivo y que se vio abruptamente interrumpido por la pandemia.

Deslocalización

En relación con esta úlima posibilidad, el Gobierno ha visto como entre las primeras consecuencias inmediatas de la crisis han figurado medidas traumáticas de compañías internacionales establecidas en España en relación con centros de producción y empleo, como han sido los casos de Nissan, Siemens Gamesa y Airbus

En cualquier caso, el Gobierno quiere aprovechar un momento de relativa calma en torno a la situación sanitaria de la crisis del coronavirus para tratar de estimular la recuperación económica, en un entorno en el que las previsiones de organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco de España auguran una brusca caída en 2020 y una recuperación más lenta y menos intensa de lo previsto.

El 'plan renove'

La decisión de aprobar este paquete de medidas e impulsar la reactivación del diálogo social también llega cuando la comisión de reconstrucción está en la fase de que los diferentes partidos acuerden una serie de conclusiones, lo que no parece sencillo dadas las diferencias existentes.    

No obstante, la aprobación del plan renove se mantiene en la agenda del Consejo de Ministros. Dotado con 250 millones de euros, busca fomentar la renovación del parque automovilístico y, según recoge el 'Plan de Impulso a toda la cadena de valor del Sector de Automoción', se destinará a ayudas a la adquisición de los modelos más eficientes, pero bajo un principio de neutralidad tecnológica, de forma que también se subvencionará la adquisición de modelos de combustión (diésel y gasolina).

Particulares y pymes

La compra de turismos con etiqueta energética 'cero' por parte de particulares o autónomos se subvencionará con 4.000 euros, mientras que si se compra un modelo 'Eco' se recibirán entre 600 y 1.000 euros y entre 400 y 800 euros si se adquiere un coche con etiqueta 'C' (combustión).

En el caso de las pymes, las ayudas son de 3.200 euros para los 'Cero', de entre 500 y 800 euros para los 'Eco' y de entre 350 y 650 euros para los 'C', mientras que las grandes empresas recibirán 2.800 euros en el primer caso, entre 450 y 700 en el segundo y entre 300 y 550 euros en el tercero.