Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un avión despega cerca del paraje natural de La Ricarda / EP

El Gobierno suspende la ampliación de El Prat por el desacuerdo con la Generalitat

La ministra Raquel Sánchez tilda de "inmaduro" al Govern por "quebrar el pacto" alcanzado en agosto para ensanchar la tercera pista del aeropuerto

7 min

El Gobierno ha suspendido la ampliación de la tercera pista del aeropuerto de El Prat tras no recabar el apoyo de la Generalitat de Cataluña. El revés llega después de que AENA confirmara que la nueva infraestructura ocuparía La Ricarda, una zona natural ubicada junto a las instalaciones. El Ejecutivo catalán se aferró a este hecho para posicionarse en contra de una operación que aprobó hace apenas un mes.

En agosto, el vicepresidente del Govern, Jordi Puigneródio luz verde a la inversión de 1.700 millones de euros y prometió que El Prat se convertiría en el "aeropuerto más verde de Europa". Pero fue el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, quien la semana pasada rechazó el proyecto y acusó al Estado de volar todos los puentes de la negociación. Las diferencias entre ambos socios de gobierno no se han hecho esperar. Tras conocerse la suspensión, Puigneró ha criticado la "confusión" que "algunas personas" han creado en Cataluña sobre esta cuestión, en referencia a sus socios republicanos.

Críticas de Aragonès

El pasado 3 de septiembre, Aragonès declaró que el segundo Documento de Ordenación y Regulación Aeroportuaria (DORA II) --el informe técnico que contiene las actuaciones estratégicas de AENA entre 2022 y 2025--, no reflejaba "el consenso establecido en el seno del Govern: asegurar la inversión sin dar nada por cerrado y definir los siguientes pasos con un amplio acuerdo de todas las administraciones”.

El mandatario pidió “explicaciones y la rectificación” del documento, que recogía entre otras intervenciones la remodelación en El Prat. El president aseguró que el plan dañaría el área protegida de La Ricarda, un espacio natural que forma parte de la red Natura 2000. Además, en los últimos días se ha especulado con que algunos consejeros de ERC pudieran participar en la manifestación contraria a las obras.

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat de Cataluña / EP

 

 

Pere Aragonès, presidente de la Generalitat de Cataluña / EP

Inversión clave

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha recordado esta misma tarde el doble objetivo de la ampliación: "Convertir el aeropuerto en un hub intercontinental y proteger la zona natural aledaña al aeródromo". También se preveía que el retorno económico de la inversión generase 83.000 nuevos empleos directos y 364.000 indirectos, según un estudio elaborado por la Universidad de Barcelona (UB). Además, el DORA II asegura que la facturación directa se duplicaría y la indirecta crecería un 68%.

En una rueda de prensa extraordinaria, ha lamentado que el rechazo del Ejecutivo catalán pueda provocar el colapso del aeródromo, que se halla al límite de su operativa. El Gobierno prevé que la capacidad máxima de las instalaciones se alcance en 2026, ejercicio en el cual se esperaba contar con una tercera pista ampliada así como de una terminal satélite.

Un Govern "inmaduro"

"Queríamos impedir que una infraestructura como ésta llegase a la saturación exige mucho tiempo de planificación y una gran inversión. En cualquier caso, no traspasaríamos el límite de las 90 operaciones por hora y mantendríamos la restricción del impacto acústico en los municipios colindantes", ha explicado.

"Confieso que las declaraciones tanto del president como de su portavoz nos han sorprendido muchísimo. Consideramos que el pacto se ha quebrado por una pérdida de confianza manifiesta. Es imposible llevar a buen término un proyecto de tanta envergadura como este sin un apoyo nítido y sin fisuras por parte de la Generalitat. Es evidente que la Generalitat no tiene una posición madura", ha dicho. Pese a estas críticas, la ministra "ha tendido la mano" al Ejecutivo autonómico para evitar que se desbarate la inversión.

Una torre de control del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat / EUROPA PRESS

 

 

Una torre de control del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat / EUROPA PRESS

Máxima transparencia

Respecto al capítulo ambiental, la titular de Transportes ha manifestado que "siempre se ha pretendido respetar escrupulosamente las exigencias de restauración de la superficie de hábitats" recomendadas por la Unión Europea. Es más: el DORA II amplía las 923 hectáreas protegidas en un 25%. Por otro lado, la dirigente ha precisado que el resto de actuaciones previstas en el documento técnico, incluidas las de los aeropuertos de Reus (Tarragona) y Girona-Costa Brava, se mantendrán tal y como estaban previstas.

La exalcaldesa de Gavà (Barcelona) ha recordado que este proceso empezó en 2019 y que, desde entonces, el Gobierno ha sido "transparente" en todos sus posicionamientos. De hecho, Sánchez ha solicitado que todos los análisis de la mesa técnica de negociaciones se hagan públicos con objeto de dar a conocer los detalles de la operación. "El Gobierno quiere que Cataluña vuelva a ser un motor económico de España, y convertir El Prat en un hub intercontinental, pero no va a imponer la ampliación del aeropuerto", ha concluido.