Menú Buscar
Un repartidor de Glovo en las calles durante el estado de alarma / EP

El Gobierno pone cerco a Glovo y Deliveroo por explotar a sus 'riders'

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, mantuvo una reunión esta semana con los trabajadores de las empresas de 'delivery'

4 min

El Gobierno se ha comprometido con los riders a acelerar el proceso para que las empresas como Glovo, Uber Eats o Deliveroo tengan que contratar y dar de alta en la Seguridad Social a sus repartidores como empleados a todos los efectos. 

El pasado lunes Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, y su equipo se reunieron con la asociación de RidersxDerechos para abordar la proposición de ley que tiene en mente la cartera de la política gallega. Según cuentan fuentes conocedoras de la reunión, las partes estuvieron en una buena “sintonía”. 

Al Congreso tras el verano

A su vez, se habló de que el Gobierno lleve al Congreso de los Diputados, una vez pasado el verano, dicha regulación, que pondría fin a las peticiones de los trabajadores de las plataformas, que recientemente convocaron una huelga en pleno estado de alarma. No obstante, fuentes ministeriales llaman a la calma y, si bien recalcan que se está trabajando duramente para que se trate en septiembre, prefieren “no hablar de fechas concretas”, ya que la crisis derivada de la pandemia “ha retrasado muchos planes”.

Cabe recordar que el departamento que dirige Yolanda Díaz trabaja en ello desde principio de año, cuando la titular de la cartera aseguró que la regulación de la actividad de los riders, de acuerdo a la legislación laboral, iba a hacerse “con urgencia”.

Otras demandas

No obstante, el Ministerio de Trabajo y los riders trabajan en otras líneas, que se pretenden incluir en la proposición de ley. "Queremos que se den de alta por el régimen general a los trabajadores desde que empezaron a trabajar hasta la fecha actual y que se devuelvan las cuotas de autónomo pagadas”, señalan desde RidersxDerechos.

A su vez, la plataforma insiste en que los trabajadores que hayan sido “olvidados” --aquellos a los que las plataformas ya no contactan para repartir-- por las empresas “vuelvan a ser readmitidos”. Por último, abogan porque se realicen “más inspecciones y penalizaciones a las compañías”, evitando actos fraudulentos.

Reuniones con las empresas

Mientras, las empresas del sector se mantienen al margen. Según confirman fuentes ministeriales, se han mantenido algunas reuniones para hacerles llegar las intenciones que tiene el Ejecutivo de Pedro Sánchez para implantar una nueva legislación para que los trabajadores sean considerados empleados y se elimine el régimen de falso autónomo.

Los riders, por contra, señalan a Crónica Global que han querido mantener reuniones y han “llamado a la puerta de los directivos de las empresas”, aunque todas las veces se han topado con la negativa de las propias compañías. No obstante, esperan que esta situación “se revierta” para encauzar las relaciones laborales.

Italia da un aviso al 'delivery'

Esta reunión se produjo en un contexto negativo para las empresas, puesto que Italia ha dado un espaldarazo a los riders. Según informaron varios medios de comunicación transalpinos, un Tribunal de Milán puso bajo administración judicial a la filial italiana de Uber Eats por las condiciones de los repartidores de su servicio de comida a domicilio.

Según las primeras pesquisas, las investigaciones se centran en el fenómeno denominado “caporalato”, una forma ilegal de reclutamiento de riders a través de intermediarios.