Menú Buscar
Un avión despega de un aeropuerto en una imagen de archivo. El Gobierno se olvida de mejorar los descuentos a los isleños / EFE

El Gobierno se olvida de mejorar el descuento de vuelos a los isleños

Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla quieren subir la deducción del 50% al 75% con el fin de aumentar las frecuencias y evitar precios desorbitados

31.01.2018 00:00 h.
5 min

Los residentes en las islas Baleares tienen descuentos del 50% para ir en avión o en barco a la Península. Lo mismo ocurre con los habitantes de las Canarias, Ceuta y Melilla. Los gobiernos autonómicos de estos cuatro territorios se han aliado para reivindicar que la deducción aumente al 75%, como ya ocurre en los transportes marítimo y aéreo en los archipiélagos.

“Ir de Baleares a la Península en avión puede costar hasta 600 euros”. Lo dice el director general de Puertos y Aeropuertos del Govern Balear, Xavier Ramis, que explica las bases del descuento: “En Baleares, el Estado no aporta infraestructuras, no tenemos AVE y la conexión con la Península es mucho más cara”.

La voluntad de mejorar la subvención de parte del transporte que aporta el Estado la mostraron los gobiernos autonómicos en noviembre en una cumbre en la que participaron los responsables políticos de los cuatro territorios extrapeninsulares. Enviaron las conclusiones del encuentro al Ministerio de Fomento y solicitaron una reunión con el titular. De momento, no hay respuesta.

Un 50% ficticio

Pero el precio de los billetes para los residentes en las islas no es de la mitad. El 50% de descuento es ficticio, ya que sólo se aplica sobre el coste base del billete. Las tasas, que suponen la parte principal del precio final y dependen del aeropuerto de salida, se pagan íntegras. Al Estado, le cuesta unos 100 millones de euros anuales.

“Así como el Gobierno subvenciona los billetes de AVE y otros transportes, debe compensar las diferencias que se presentan a la hora de conectar las islas y la Península”, indica Ramis. Del total de billetes vendidos desde y a Baleares, un 20% obtienen el descuento de residentes. En el caso de los vuelos y pasajes interislas, los residentes representan alrededor de un 80% del total.  

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y la presidenta de Baleares, Francina Armengol, en una imagen de archivo / EFE

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y la presidenta de Baleares, Francina Armengol, en una imagen de archivo / EFE

Sin coste para las aerolíneas

A las compañías aéreas, les sale gratis. Tanto Vueling como Air Europa han rechazado dar su opinión al respecto, pero no Ryanair. Son las tres aerolíneas que más vuelan entre Baleares y otros puntos de España. “Los descuentos para residentes de las Baleares y las Canarias no tienen ningún fundamento. Sólo distorsionan el mercado de forma artificial, permitiendo que las aerolíneas más caras aparenten ser más baratas gracias a subvenciones estatales”, consideran fuentes de la compañía irlandesa.

Sus reivindicaciones se centran sobre todo en la tardanza del Estado en cubrir el coste. Y es que son las aerolíneas las que asumen el descuento en un primer momento y después el Gobierno quien les abona el importe. “Este descuento supone una carga administrativa innecesaria para las aerolíneas”, indican desde Ryanair.

De hecho, el Govern Balear avisa de que la carga económica que supone el descuento por la demora del Gobierno en cubrirlo repercute en los precios finales y “es el ciudadano quien lo acaba pagando”.

Más frecuencia y sin precios desorbitados

Otra de las medidas que propone el Ejecutivo de Baleares es una tarifa plana para los vuelos interislas, que en este caso no se limitaría a los residentes; todos los usuarios podrían adquirir billetes para viajar dentro del archipiélago por 20 euros. El objetivo es el mismo: “Queremos conseguir una especie de puente aéreo; hay poca comunicación y queremos aumentar la frecuencia”, indica el director general de Puertos y Aeropuertos de Baleares.

Los partidarios de aumentar los descuentos y establecer la tarifa plana aseguran que las medidas supondrían un incremento de los pasajeros, lo que a su vez permitiría a las aerolíneas aumentar la frecuencia de vuelos y obtener una mayor rentabilidad. Otro de los objetivos es evitar que los precios suban desorbitadamente en fechas específicas.

“Incluso con el 50% de descuento, a veces sale más barato a un ciudadano de la Península viajar a Baleares que a un residente en las islas volar hasta otro punto del país en la misma fecha”, explica Ramis. La Navidad, los puentes y el verano son épocas especialmente sensibles en este sentido. Son las compañías las que intentan compensar el coste inicial que asumen para el descuento. 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información