Menú Buscar
Una imagen de la protesta de la 'startup' Haibu 4.0, empresa dedicada a los pisos colmena

El Gobierno de Colau amenaza con una respuesta "contundente" contra los 'pisos colmena'

La 'startup' Haibu 4.0 asegura que se trata de camas y no de habitaciones y considera que el consistorio confunde la normativa de vivienda con la residencial

18.02.2019 20:45 h.
4 min

La teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz, ha asegurado que precintarán cualquier vivienda que no sea legal y que no cumpla con unos criterios de habitabilidad digna y de calidad, en referencia a los llamados pisos colmena surgidos en la ciudad. Según Sanz, el consistorio está llevando a cabo una investigación para detectar la proliferación de este tipo de pisos en la capital catalana: "Barcelona tendrá una respuesta negativa y contundente ante las viviendas que no cumplen con la legalidad".

La edil lo ha dicho este lunes después de que la startup Haibu 4.0 haya acercado un prototipo de uno de sus pisos colmena a la plaza Sant Jaume a modo de protesta para reclamar al consistorio que dialoguen con ellos. 

"Pararemos las obras"

Sanz ha argumentado que la Generalitat establece en un decreto que la garantía de una vivienda digna y de calidad debe tener un mínimo de cinco metros cuadrados, por lo que no pueden aceptar su propuesta.

La concejal de Urbanismo ha avisado de que cualquier promotor debe cumplir la ley, y ha alertado de que no hacerlo sale muy caro para la ciudad y para los vecinos, pero también para los promotores: "Pararemos las obras y tiraremos adelante las sanciones pertinentes para el buen funcionamiento de la ciudad", ha asegurado.

El Gobierno de Ada Colau ya precintó el pasado octubre las obras de los 'pisos colmena' que la empresa había iniciado en la calle Constitució, en el distrito barcelonés de Sants-Montjuïc.

Haibu se defiende

Una de las promotoras de Haibu 4.0, Victòria Cerdan, ha asegurado que no practican ninguna actividad que no pueda tener una licencia. Según ella, se trata de camas y no de habitaciones, y ha criticado que el consistorio confunde la normativa de vivienda con la residencial. "Es un proyecto que puede ir bien a mucha gente. Ya tiene muchas solicitudes", ha dicho Cerdan.

"Seguiremos protestando pero no tenemos esperanza de hablar con el consistorio. Colau ha hecho un proyecto similar pero que es inviable, y ahora se negará a que una empresa privada esté intentando ofrecer una solución social", ha apuntado.

Presión de la CUP

La concejal de la CUP Maria Rovira ha pedido al consistorio que combata con todos los medios necesarios a los pisos colmena, y ha lamentado que se puedan pasear "de manera absolutamente impune", porque aseguran que atentan contra la dignidad de los vecinos.

"El problema que tenemos en la ciudad con la vivienda se resuelve con iniciativas de valientes como la expropiación de viviendas vacías", ha apuntado Rovira, que ha apostado, ante iniciativas privadas como la de Haibu 4.0, por la movilización en la calle, el tejido comunitario y un cambio del modelo económico de la ciudad.

Haibu ha recibido varios ataques del movimiento okupa de Barcelona desde que dio a conocer su iniciativa. Los antisistema mantienen una guerra abierta con la startup, a la que amenazan constantemente a través de las redes sociales.